Crece la rebeldía en Congreso de EE. UU.



Contexto

WASHINGTON (AFP).- La mayoría política que precisa el presidente estadounidense Barack Obama para iniciar una ofensiva contra el régimen sirio demora en materializarse, a pesar del apoyo fundamental de líderes del Congreso, que dieron libertad de voto a sus filas. Si la Casa Blanca dudaba todavía del escepticismo en el seno de la Cámara de Representantes, ya probó un bocado durante la prolongada audición del secretario de Estado John Kerry. El grupo republicano, que con 233 asientos sobre 435 cuenta con la mayoría, está fraccionado entre su base y el presidente de la Cámara John Boehner, que apoyó una ofensiva contra el régimen de Bashar al Assad. Muchos temen sobre el vacío que produciría la caída de Assad o consideran que es muy tarde para intervenir. “No hay una buena solución”, señaló Michael McCaul, titular de la comisión de Seguridad Interior, a Kerry. Los estadounidenses “ven a Asad como un mal actor que utilizó armas químicas, no hay dudas. Pero ¿quiénes están del otro lado? ¿Quiénes son los rebeldes?”. “Los estadounidenses son escépticos y no quieren escuchar hablar de un conflicto condimentado por cuestiones históricas, religiosas y tribales”, estimó Ed Royce, presidente de la comisión de Asuntos exteriores. Para lograr un respaldo, Obama deberá primero convencer a los congresistas que están más preocupados por las primarias de las elecciones legislativas del 2014 que por la imagen estadounidense en el mundo.


Comentarios


Crece la rebeldía en Congreso de EE. UU.