Crimen de Gran Neuquén Sur: culpable de matar a su vecino de un disparo

Ocurrió el 22 febrero del 2018 en el sector Atahualpa I. Testigos clave recibieron amenazas y tuvieron que dejar el barrio. Ahora definen la pena.



Abel Eskers sale esposado tras escuchar a los jueces. Foto: Florencia Salto.

Abel Eskers sale esposado tras escuchar a los jueces. Foto: Florencia Salto.

Por unanimidad el tribunal integrado por los jueces Cristian Piana, Carina Álvarez y Andrés Repetto, declaró responsable a Abel Matías Eskers por matar de un disparo a su vecino César Oliva, el hecho ocurrió el 22 febrero del 2018 en el sector Atahualpa I del barrio Gran Neuquén Sur.
Ayer se conoció el veredicto y ahora se espera la segunda parte del juicio para definir la condena.

El juicio demandó cuatro jornadas desde el lunes hasta el jueves de la semana pasada y la prueba fue producida en base a más de 20 testimonios entre los que estuvieron los de efectivos policiales, peritos, testigos y vecinos del lugar del hecho, entre otros.

En una breve audiencia que se realizó en la sala 12, el presidente del tribunal, Piana, leyó los fundamentos del veredicto y explicó que los jueces consideraron que la fiscalía pudo probar a través de los testigos las circunstancias en que ocurrió el hecho. Para el tribunal fue fundamental el aporte de dos testigos presenciales que ubicaron a la víctima y el imputado en el lugar donde ocurrió el homicidio sobre la calle Diego Pizarro entre Estatales Neuquinos y Casimiro Gómez, además de describir como fue la discusión y posterior agresión de Eskers.

Hace 13 años vivimos acá y nunca hubo problemas. Tras el crimen nos gritaban en la calle, provocaban y nos amenazaron”.

La voz de un testigo, que resguardó su identidad.

En cuanto a la explicación que dio la fiscalía sobre el contexto del barrio y los conflictos entre bandas, la venta de drogas al menudeo y los abusos de armas, los magistrados explicaron que eso no fue determinante en la resolución, sino que “el núcleo básico es la muerte de Oliva y el uso de un arma de fuego”.

Agregó que los testigos vieron a Eskers disparando y que sus testimonios fueron claros: “no se advirtieron controversias”.
Durante la lectura de los fundamentos el juez también explicó los motivos por los cuales no tuvo en cuenta los planteos de la defensa ejercida por los abogados Gustavo Palmieri y Cecilia Fanessi.

Según el tribunal, parte de la teoría del caso de los defensores fue que la escena no fue correctamente preservada por la policía el día del hecho, ya que no se utilizaron bandas de peligro para resguardar los sitios donde se hallaron las evidencias.

El fundamento de los jueces para desacreditarlo fue que en las imágenes que se tomaron del operativo se puede ver cómo la policía cortó el transito y evitó la circulación por el sector con conos de tránsito y móviles. Aclararon que “la ausencia de cintas no invalida el accionar policial”.

En la sala de audiencias hubo una gran presencia de policías del servicio penitenciario y participaron como oyentes los familiares del imputado, quienes al escuchar el veredicto de responsabilidad por homicidio agravado por el uso de arma de fuego rompieron en llanto.

Pelearon por una bicicleta

Según las versiones de los testigos, la pelea entre Abel Eskers y César Oliva se originó por el robo de una bicicleta. Según contaron durante el juicio, el imputado le había robado un rodado a Oliva y luego su vecino lo recuperó.

A partir de allí se generó la enemistad. Los testigos explicaron que el día del homicidio hubo una discusión y luego Oliva salió a correr a Eskers. Este último extrajo un arma y le efectuó al menos tres disparos.


Comentarios


Crimen de Gran Neuquén Sur: culpable de matar a su vecino de un disparo