Crisis petrolera: cancelaron los contratos de más de 25 equipos

Se trata de torres de perforación, workover y pulling que habían frenado su actividad por la cuarentena. En la mayoría de los casos las operadoras apelaron a la finalización de los contratos para no renovarlos.





Las torres inactivas se amontonan en las empresas de servicios de Neuquén capital. (Foto: Florencia Salto)

Las torres inactivas se amontonan en las empresas de servicios de Neuquén capital. (Foto: Florencia Salto)

La crisis petrolera que comenzó el año pasado con el congelamiento del precio del crudo pero estalló con la caída del precio internacional y la baja del consumo por la cuarentena avanzó hacia donde más se temía en la industria: varias operadoras cancelaron o no renovaron los contratos que tenían con los equipos de torres, que ya suman más de 25 bajas en todo el país.

Esta baja masiva de equipos implica una gran cantidad de trabajadores que ahora no tendrán funciones y que podrían superar las 1.000 personas, dado que no son iguales las dotaciones en una torre de perforación que en una de pulling o workover.

Tan solo en la empresa San Antonio Internacional (SAI), la firma de servicios más grande del país, se dieron de baja en los últimos días los contratos de 22 equipos. Según se supo se trata de 10 workover, cuatro torres perforadoras y dos pulling que prestaban servicios para YPF y seis equipos más para otras firmas.

En una situación similar pero en menor escala se encontrarían en resto de las empresas del sector, dado que la mayoría de las operadoras aprovechó las finalizaciones de los contratos que se dieron este mes para no renovarlos y de esa forma achicar costos.

Pero también se dieron de baja algunos contratos que tenían aún un largo tiempo por delante, algunos que incluso regían hasta 2024. En estos casos se supo que la posición de las operadoras fue rescindir esos contratos abonando las penalidades contempladas para achicar aún más sus gastos o bien para avanzar en poco tiempo sobre un nuevo contrato por el mismo equipo pero a un menor precio.

Los equipos que salieron definitivamente de funcionamiento se ubican prácticamente en todas las cuencas del país y si bien hay un número importante que corresponden a YPF, como la principal petrolera del país, al menos otras cuatro operadoras también rescindieron o no renovaron contratos.

Desde las empresas de servicios se advirtió por la crítica situación que esta baja de contratos masiva implica para sus empleados. En que en el caso de San Antonio Internacional la firma tiene actualmente a apenas el 22% de su personal en actividad.

No obstante, desde las operadoras se recordó que los contratos prevén la indemnización de los trabajadores y se recordó que desde el inicio del aislamiento obligatorio se han hecho cargo del pago de sueldos reducidos de esos empleados, como fue acordado entre los gremios y las cámaras empresarias.

La baja masiva de equipos representa una agudización de la crisis actual, dado que marca que las operadoras planifican que reducirán su nivel de actividad durante bastante tiempo.

En el caso de la Cuenca Neuquina se da una particularidad que potencia aún más esta baja de equipos que es que hay una gran cantidad de pozos terminados o perforados sin fracturar que están casi listos para ser conectados y que permitirán a las operadoras estirar lo más posible el regreso de los equipos perforadores a los campos.


Comentarios


Crisis petrolera: cancelaron los contratos de más de 25 equipos