Critican fallo contra el policía que mató a su vecina: no le dieron la pena máxima

El fiscal del caso criticó la pena que el tribunal dio al policía de Roca por matar a Evangelina Cayuleo. Fue condenado a 13 años de cárcel, pero sin el agravante de ser policía: fue juzgado como un "ciudadano común".



Foto: Gonzalo Maldonado

Foto: Gonzalo Maldonado

Basilio Huenumilla, el policía de Roca que mató a balazos a su vecina Evangelina Cayuleo con su arma reglamentaria el 5 de junio del año pasado, fue condenado ayer a la pena de 13 años de prisión por “homicidio agravado por el uso de arma de fuego”.

El tribunal compuesto por Verónica Rodríguez, Daniel Tobares y Alejandro Pellizón arribó a un fallo que no conformó a ninguna de las partes en su pedido inicial y dio una condena que no se ajustó a la máxima pena por este delito (17 años de prisión).

Los jueces consideraron que hubo atenuantes, los cuales fueron fundamentados en la lectura. Ser un hombre de mediana edad, ser padre de familia, su arrepentimiento frente al hecho, su estado emocional al momento de consumar el delito y “la buena impresión” que le causó al tribunal durante el juicio.

También consideraron que hubo agravantes, entre los que mencionaron lo “desmedido” del hecho, el daño causado, los “varios disparos en la vía pública” que efectuó antes del asesinato, hecho que puso en peligro a terceros; y por último consideraron los antecedentes penales que muestran su “alto grado de peligrosidad”.

Lo que descartaron, en contraposición a los planteos del Ministerio Público Fiscal y que causó disconformidad, fue el agravante de ser un “miembro de la policía” que debe velar por la seguridad de los ciudadanos.

La jueza Veronica Rodriguez fue la encargada de leer el fallo. Foto: Gonzalo Maldonado

El fiscal Luciano Garrido hizo saber su disconformidad frente a la pena otorgada al policía y dijo que se encuentra “limitado” para impugnar el fallo.

“No estoy conforme y no se han contemplado los agravantes que había establecido el Ministerio Público Fiscal”

Luciano Garrido, fiscal del caso

El representante del ministerio Público aseguró que entendía que “un ciudadano que tiene la obligación de cuidar los bienes y la seguridad de los demás; y que para eso el Estado le da un arma para poder protegerlo, no debe ser mirado -al momento de dictar sentencia- de la misma forma o con la misma óptica que un ciudadano común”, argumentó Garrido.

Si bien ese agravante había sido contemplado en un inicio en la carátula, luego fue desestimado pasando de ser un homicidio doblemente agravado por ser policía y por uso de arma de fuego, a ser un homicidio agravado por el uso de arma de fuego.

El policía condenado, Basilio Huenumilla. Foto: archivo

Además, el fiscal reconoció que “… la querella al momento de la cesura, quien tenía previsto tomar una declaración y ver otros puntos de agravante (…) desistió de continuar con las actuaciones (…) y quedamos indefensos…”.

Posición intermedia


Los jueces terminaron optando por una posición intermedia entre los pedidos de las partes ya que, ni consideraron el agravante que propuso la fiscalía “por ser cometido por un policía”, ni acordaron con la “inculpabilidad” planteada por la defensa.

Ausencia


En la audiencia, el gran ausente fue el condenado y sólo estuvieron presentes algunos familiares de la víctima como sus sobrinos; aunque no hubo declaraciones públicas de ninguna de las partes tras la lectura de la sentencia.

“Me genera mucha angustia. Me da vergüenza estar involucrado en este caso. Me da mucha vergüenza dar la cara”

Basilio Huenumilla, acusado, durante el juicio.

Cinco disparos contra la víctima


Según la fiscalía, la noche del 5 de junio pasado, Basilio Huenumilla, “con la intención de dar muerte, efectuó cinco disparos contra su vecina Evangelina Cayuleo, impactando dos de ellos en su cuerpo, lo que provocó el deceso de la mujer”.

El arma que usó fue la reglamentaria, una pistola semiautomática calibre 9 milímetros.

El viernes 8 marzo, Día Internacional de la Mujer, la Justicia lo declaró culpable de “homicidio doblemente agravado por el uso de arma de fuego y por haber sido cometido por un miembro de la fuerza policial de la provincia”.

La Justicia determinó que no se pudo comprobar que el hombre atacó a la mujer en un estado de inconsciencia, se descartó la posibilidad de que haya actuado en medio de un brote psicótico y afirmaron que el autor del hecho pudo comprender perfectamente la criminalidad de sus actos.

“Maté a la bruja, maté a la bruja”, dijo cuando fue detenido por los policías. En su momento la pareja del acusado había manifestado que había problemas de convivencia con la víctima.

Huenumilla ya había sido condenado en 2010 a dos años y medio de prisión en suspenso por disparar contra un adolescente.

17
años de prisión es la pena máxima prevista para este delito, homicidio agravado por el uso de arma de fuego.
13
años de prisión finalmente fue la condena adoptada por el tribunal del juicio para Basilio Huenumilla.

Comentarios


Critican fallo contra el policía que mató a su vecina: no le dieron la pena máxima