Cuidados de verano en la hacienda ovina

Es una de las principales actividades productivas de la provincia de Río Negro. Un buen manejo de los animales es esencial para obtener una óptima producción.




Noticias Diarias
>
Recibí las noticias
que te interesan
NEWSLETTER

Por Adolfo Sarmiento*

La actividad ovina constituye la tercera cadena agroalimentaria más importante de la provincia de Río Negro, después de la fruticultura y la ganadería bovina, en cuanto a valor económico. Desde el punto de vista de la ocupación territorial tiene el primer lugar, ya que la actividad se desarrolla a lo largo y ancho de toda la provincia, principalmente en zonas rurales y en los numerosos pueblos y parajes rionegrinos.

De acuerdo a los últimos datos publicados por el SENASA, en 2017, Río Negro contaba con 1.434.471 ovinos, repartidos mayoritariamente en los departamentos de 25 de Mayo, El Cuy, 9 de Julio y Pilcaniyeu. Ese número indica que es la cuarta provincia con mayor cantidad de existencias ovinas a nivel nacional, detrás de Chubut, Santa Cruz y Buenos Aires.

Algunas de las recomendaciones para los meses de enero y febrero:

-El Destete. Con el destete, las ovejas o cabras madre entran en un período de aumento de peso vivo como de condición corporal. Por un lado, es conveniente que las borreguitas de reposición se mantengan en un potrero con mallines, debido a que ofrecen alta disponibilidad y calidad de forraje, de manera de asegurar un buen crecimiento de los animales.

La producción ovina patagónica es de alta calidad.

Las madres recién destetadas, que entran en un período de menores requerimientos de forraje, se las puede destinar a cuadros de veranada, que deberían ofrecer una buena disponibilidad de pasto y agua.

Si se cuenta con suficientes potreros con mallines es aconsejable que las madres pastoreen en ellos, debido a que recuperarán estado para el momento del servicio en otoño.

Terminadas las actividades con la hacienda, se inicia una etapa de planificación del campo, que consiste en armar un esquema anual de pastoreo de los cuadros. Para tal fin, es recomendable recorrer los cuadros y evaluar el estado de las plantas forrajeras, considerando aspectos como tamaño, altura y arraigue, ya que son buenos indicadores de salud de las plantas. De ser posible se debe destinar para cada cuadro un período de pastoreo y de descanso, de manera de permitir que las plantas recuperen vigor y se mantengan a través de los años.

-Sanidad. En esta época es importante aplicar la segunda dosis de la vacuna anticlostridial (Triple) al destete. Si no se aplicó la primera dosis a la señalada, se debe aplicar ahora y la segunda dosis 3 semanas después.

Es un buen momento para estar atentos a la aparición de animales con ceguera (Queratoconjuntivitis) y/o boquera (Ectima Contagioso). Si al encerrarlos se detectan algunos afectados se debe apartarlos y aplicarles un colirio en los ojos en el caso de la ceguera y un aerosol cicatrizante en el morro en el caso de la boquera.

Se debe revisar la hacienda por la presencia de sarna, piojo o garrapata (Melófago).

Si se planea suplementar a los corderos o realizar un destete precoz, hay que asegurarse de que los animales reciban las dos dosis de vacuna anticlostridial antes de ingresar a la suplementación. Se deben mantener limpios los comederos y es preciso cambiar el agua de los bebederos a diario, evitando que se humedezca el suelo de los corrales para impedir la proliferación de coccidios, productores de diarreas y mortandad en chivitos y corderos.

Si el productor necesita adquirir carneros para el próximo servicio, es momento de comenzar a buscarlos. Se debe hacer una buena revisación clínica para asegurarse de que están sanos y análisis de brucelosis en sangre, antes de comprarlos.

Si se sospecha que la hacienda tiene problemas con gusanos redondos (parásitos gastrointestinales) o Saguaypé (Fasciola hepática) se deben enviar muestras de materia fecal al laboratorio.

Al destete hay que aprovechar para revisar los adultos y descartar no solo por diente, sino también por lesiones crónicas (mastitis, epididimitis, cegueras, rengueras, lana sisal, etc.) o animales que no sean productivos. Es importante planifique con tiempo la reposición.

*Ingeniero agrónomo, INTA Bariloche


Comentarios


Cuidados de verano en la hacienda ovina