De Luján a Chos Malal: la feliz vuelta a casa de Sebastián y sus mascotas

Después de pasar los 15 días de cuarentena obligatoria, una vez que volvió a su ciudad, el viajero y su rescatista contaron a Río Negro cómo fue el regreso.





Finalmente, y de la mano de un roquense, el viajero de Chos Malal logró regresar a su casa junto con sus mascotas.

Negrita, de chaleco, e Ingrid, sobre la bici, ya en Chos Malal.

Recordemos que Sebastián Castro, el viajero, pretendía recorrer Sudamérica en bicicleta. Logró visitar gran parte de Chile, Norte argentino, Paraguay y Uruguay. Ya en su camino de regreso rescató a una perrita que vio abandonada al costado de una ruta y lo mismo ocurrió en su paso por Luján, pero esa ocasión la rescatada fue una gatita.

Esta estadía por Luján inició casi con el aislamiento social obligatorio. Castro tuvo muchas oportunidades de regresar a su casa, pero se le dificultaba porque él no quería dejar a sus nuevas mascotas.

Ingrid venía un poco asustada, pero soportó el viaje.

A través de la historia publicada en Río Negro, el periodista roquense Carlos Dopazo, quien debía viajar a Luján por otras razones, realizó los trámites de permiso de circulación para rescatar gente que el gobierno implementó y emprendió su marcha.

Entre las anécdotas, los viajeros, contaron cómo llegaron una vez que entraron a la provincia de Neuquén. “De noche, pre cordillera y tierra, en picada: serruchos, baches y la luz amarilla comienza a prenderse", comentó Dopazo.

A la 1 de la madrugada llegaron a Chos Malal practicamente sin combustible. La Policía los estaba esperando. Desde la Fiscalía, que intervino en el permiso, habían dado aviso de la llegada para proceder a la desinfección del vehículo.

Esa misma madrugada, Dopazo emprendió la vuelta a Roca escoltado en todo momento por personal policial, sin saber que la perrita seguía el coche. Por suerte todo terminó bien ya que Sebastián, enseguida se dio cuenta que no estaba y salió a buscarla.

Negrita recibió mimos durante todo el camino a casa.

En Zapala y en Cutral Co había cortes en la ruta. La Policía escoltó el auto de Dopazo para indicarle por donde podía pasar y proseguir.

El roquense agradeció al personal policial por el buen trato y respeto en todo momento y contó que a las 14 de ese largo día de viaje ya había regresado a su hogar. Fueron 4800 kilómetros de viaje en solo 4 días, pero con final feliz.


Comentarios


De Luján a Chos Malal: la feliz vuelta a casa de Sebastián y sus mascotas