Defendió a una mujer agredida por el hijo y lo mató: le dieron 3 años

Hubo un acuerdo entre la fiscalía, la defensa y la querella. La familia de la víctima "hizo el proceso de duelo y entiende las cosas de otra manera".

Un hombre fue condenado a 3 años de prisión en suspenso por matar a un adolescente de 17 años que estaba golpeando a su madre. Para los funcionarios judiciales se trató de un caso de exceso en la legítima defensa de un tercero.

La abuela de la víctima fatal le pidió al acusado en el juicio que le explique los motivos del crimen, ya que "lo conocía de pequeño". El hombre le pidió disculpas y le dijo que "fue un accidente".

Los hechos ocurrieron el 27 de octubre de 2019 a las 6 de la mañana en una vivienda de Centenario, propiedad de la madre de la víctima. Según se informó en la audiencia, se trata de una mujer con problemas de adicciones motivo por el cual sus seis hijos están institucionalizados y ninguno vive con ella.

Pero esa madrugada estaba de visita Neyén, de 17 años, el mayor de todos, en una habitación con su novia. La mamá estaba en la cocina con quien luego resultaría imputado y condenado, Osiel Eleazar García Calfiante, un trabajador de la construcción de 46 años.

La responsabilidad del acusado y el monto de la pena a cumplir se resolvieron en un juicio abreviado que se concretó hoy a la mañana. El Tribunal estuvo integrado por Richard Trincheri, Ana Malvido y Daniel Varessio, por la fiscalía intervinieron María Eugenia Titanti y Bruno Miciullo y el defensor jefe Fernando Diez asistió al imputado.

El Tribunal, en la voz de Trincheri, dijo que "no hay objeción al relato del hecho, a la teoría legal aplicada al caso ni al monto de la pena acordada. El problema es la extemporaneidad. Los acuerdos se deben proponer en el momento procesal oportuno, porque esta práctica de ofrecerlos el mismo día del juicio nos ha llevado a tener un atascamiento de 137 juicios sin procesar".

Titanti tuvo a su cargo la descripción del hecho. No reveló el origen de la discusión, pero dijo que según los exámenes médicos, en la víctima había 0,75 gramos de alcohol en sangre mientras que su madre y el imputado presentaban rastros del consumo de cocaína.

Neyén y su madre discutieron primero a gritos y luego a golpes de puños y patadas. La novia del adolescente salió corriendo hacia la casa de la abuela del joven a pedir ayuda.

Por una cuestión de fuerza física, la mamá llevó la peor parte: tenía el ojo izquierdo cerrado y morado producto de un golpe, y marcas de puñetazos y patadas en casi todo el cuerpo.

García Calfiante les pedía que terminaran la pelea, pero cuando la mujer cayó al piso decidió intervenir más activamente y tomó del cuello al adolescente para detenerlo. Neyén alcanzó una botella y lo golpeó en la frente.

Fue en ese momento que el imputado extrajo de entre sus ropas un cuchillo que llevaba a todas partes y le aplicó dos puñaladas en la zona intercostal derecha que le llegaron hasta el pulmón de ese lado. Después huyó a su casa, donde lo detuvo la policía horas más tarde.

La víctima, muy malherida, fue trasladada al hospital de Centenario primero y al Castro Rendón después, donde falleció de shock hipovolémico por la masiva hemorragia.

En el acuerdo al que arribaron la fiscalía, la defensa y la querella se tuvo en cuenta que García Calfiante "intervino con el dolo de repeler una agresión, no con intención homicida", pero pudo utilizar el arma blanca "de manera menos lesiva".

Respecto de la pena, el acuerdo fue por tres años en suspenso y el cumplimiento de las habituales reglas de conducta.


Comentarios


Defendió a una mujer agredida por el hijo y lo mató: le dieron 3 años