Derechos sin inflación



La carta destacada

La inflación arrasa, aumenta todo, pero los derechos se desinflan. Trascendió que los fiscales pretenderían extender el plazo de las detenciones policiales, que según el Código Procesal Penal los obliga a resolver en 24 horas. Si lo logran, se habrá delegado en la policía (a contramano de las convenciones internacionales, las constituciones y la ley) el período de detención de las personas. Bastará con detener a alguien el viernes por la tarde.

Esto es una tentativa. Pero ya se ha concretado en otros aspectos. El mismo código establece que en 60 días (excluyendo feriados) los fiscales deben decidir si “formulan cargos” o no. Estiran el plazo por su cuenta, mediante el ardid de empezarlo no cuando se conoce el hecho sino cuando deciden avisar al sospechoso que lo investigan, lo cual hacen antes, sin avisarle. En contra de lo que dice claramente el art. 79 del Código Procesal Penal, jurisprudencialmente se ha dicho que hay plazos “ordenatorios”, que en castellano significa que a su finalización no hay sanción alguna, solamente comienza el que sigue. Y hay más. También se ha cuantificado, como en los mejores tiempos del golpismo oligárquico militar (cívicos no fueron, excepto el de 1943) el costo de la huelga. Derecho que se ha logrado superando la persecución y el asesinato. El cálculo es ridículo, por lo menos. No se compara con los intereses diarios de la deuda externa, el paro forzoso de los desocupados, la capacidad ociosa (casi el 50% de la industria). Pero eso no es lo más grave. Lo terrible es que se cuantifique económicamente el ejercicio de los derechos. ¿Hasta qué importe se puede protestar en defensa del trabajo, el salario, la salud, la educación? ¿Cuánto vale el hambre y la miseria de los niños argentinos?

Julián Álvarez

DNI 7.574.027

Julián Álvarez

DNI 7.574.027


Comentarios


Derechos sin inflación