Tensión en el barrio Confluencia por el desalojo de una toma

La medida la lleva adelante la Policía y fue dictaminada por la Justicia. Suspendieron las clases en la escuela 136 y los manifestantes tomaron un colectivo de la empresa Autobuses Neuquén. Habría unas 150 familias en las ocupaciones.



1/5

2/5

3/5

4/5

5/5

Momentos de tensión se viven en el barrio Confluencia durante el operativo policial para desalojar a las familias que, en septiembre, tomaron terrenos en dos sectores. Se trata de las ocupaciones ubicadas sobre las calles Boer y Tronador; y en calle Obreros Argentinos al fondo. Se estima que son 150 familias las que ocupan ambos predios.

La orden de desalojo fue solicitada por el fiscal de Delitos Económicos, Marcelo Jara, y autorizado por la jueza de garantías de turno, Estefanía Sauli.

Corridas, disparos y tironeos entre la policía y los ocupantes son parte del operativo que incluye el desarmado de las casillas que la gente había construido con cantoneras, nailon y chapas. Algunos de los ocupantes sobre la calle Boer pudieron acceder a retirar sus pertenencias.

Desde la escuela primaria 136 ubicada en El Chocón y Obrero Argentino anunciaron que se suspendieron las clases en el turno tarde ya que la situación es muy compleja, por otro lado los alumnos del turno mañana fueron retirados por sus padres a raíz de los incidentes.

Detrás de la escuela se generaron los incidentes más grandes, porque algunos vecinos se unieron a los desalojados y comenzaron a arrojar piedras y escombros contra los móviles de la policía. La respuesta de los uniformados fue con gases lacrimógenos y balas de goma, los fuertes estruendos y las detonaciones enrarecieron el clima en todo el barrio, y los vecinos salieron despedidos a la vereda a presenciar el conflicto.

Pese a que hubo un gran despliegue, la policía tuvo que partir sus fuerzas para poder avanzar en las dos tomas, por ese motivo los grupos especiales de la Uespo y la Metropolitana no está pudiendo contener el desalojo, y fueron corridos por un grupo de habitantes del barrio. Alrededor de las 13, las primeras filas de uniformados tuvieron que replegarse unas cuadras y permitir el avance de los manifestantes. Trascendió que alrededor de las 14, los vecinos tomaron el ramal 18 de Autobuses Neuquén, que llega hasta la calle Paimún.

La primera toma se inició el 1 de septiembre con la llegada de unas 30 familias a los terrenos del sector conocido como "Los Pumas".

Con el transcurrir de las jornadas, a los predios que serían de propiedad municipal, se fueron sumando más ocupantes quienes adujeron la imposibilidad de acceder a la tierra y a un lugar donde vivir con sus familias.

A los pocos días hubo un intento de desalojo pero se frenó por la intervención de la Defensoría del Menor ya que en el lugar hay muchos niños.


Comentarios


Tensión en el barrio Confluencia por el desalojo de una toma