Desocupados increparon al intendente de Rincón

Los vecinos querían que le diera $ 1.000 a cada uno





RINCÓN DE LOS SAUCES (ARS).- Una incómoda e inesperada situación experimentó ayer el intendente de esta ciudad, cuando unas veinte personas desocupadas, lo esperaron fuera de una estación de una radio FM para hacerle reclamos laborales y acusaciones de supuestas irregularidades en ése ámbito.

El intendente Hugo Wernli, estaba solo, sin secretario u otros funcionarios que salgan a respaldarlo en la fuerte discusión que se originó en medio de la calle. Tres policías, una de civil, y un móvil de la unidad policial 35, se colocaron a las espaldas de Wernli ya que la discusión subía de tono de manera colérica.

Si bien no hubo agresiones físicas, la situación laboral de alguno de los manifestantes motivó el fuerte reclamo que como finalidad buscaba que el municipio les diera trabajo al ese grupo de personas.

Durante la discusión, se escucharon frases tales como «no tenemos otra hermano? hablar con vos es la única que nos queda; arreglemos esto ahora porque vos después te vas a dormir una siesta tranquilito y todo queda igual; vos decías que no tenés plata pero ahora al mediodía comés milanesa con puré y nosotros no tenemos nada para echarle a la panza», y hasta se escuchó un desocupado decir, porque no nos dan mil pesos a cada uno hasta que salga trabajo.

A esta última connotación, Wernli respondió con una sonrisa? «y de donde querés que saque mil pesos para cada uno».

Así se fue dando esta callejera y acalorada entrevista no pactada entre el grupo de manifestantes y el intendente.

Algunos con respeto y otro tratándolo de mentiroso, la situación llamó la atención de vecinos y casuales transeúntes que paraban sus vehículos para curiosear y hasta hacer aportes verbales desde lejos.

Finalmente, los desocupados que anteriormente habían cortado la ruta días más tarde tomaron el municipio, fueron consensuando una salida laboral que muchos consideraron precaria pero de igual manera la consideraron una solución de momento.

Con herramientas propias y materiales municipales, los desocupados formarían en las próximas horas, cuadrillas de trabajo para pintar carteles en la ruta y otras labores correspondientes a los agentes municipales de calle.

Minutos después del arribo de la subsecretaria de bienes social y esposa del intendente, Cristina Wincler y del secretario de coordinación del municipio, Víctor Ferrero, la situación comenzó a calmarse.

En medio de la discusión, se escuchó a Ferrero decir que «ahora el municipio tendrá que absorber la mano de obra que deberían tomar las empresas».


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Desocupados increparon al intendente de Rincón