Deuda: el gobierno advirtió que no extendería la negociación con los bonistas

El martes vence el plazo. Si no se llega a un acuerdo, los bonistas podrían abrir un reclamo judicial. El ministro de Economía Martín Guzmán aseguró que se analizan "todas las opciones" pero ratificó que "hemos hecho el máximo esfuerzo posible".



Acuerdo por la deuda y redes sociales: repercusiones a favor, en contra y memes. Foto archivo.

Acuerdo por la deuda y redes sociales: repercusiones a favor, en contra y memes. Foto archivo.

El gobierno advirtió que no avanzaría en una nueva extensión del plazo de negociación con los bonistas y abriría, en cambio, un camino de diálogo con el FMI, dejando postergado el acuerdo con los acreedores privados para los próximos meses. La fecha límite de negociación se cumple el martes; si no hay acuerdo, los bonistas podrían abrir un reclamo en la justicia estadounidense par iniciar un juicio por default.

Una posibilidad sería intentar suspender de común acuerdo la negociación por unos meses, y retomarla cuando el panorama económico esté más claro, sin que los bonistas formalicen el default.

Estamos evaluando todas las opciones. Habíamos manifestado que estaba la idea de un período de suscripción más largo, que es simplemente una cuestión técnica. Ahora, la realidad es que no hay más en términos de lo que el país puede pagar año por año. Hemos hecho el máximo esfuerzo posible y una oferta que es definitiva sobre la base de ese esfuerzo”, dijo hoy el ministro de Economía, Martín Guzmán, en un reportaje con Página 12 publicado este domingo. Al ser consultado sobre la diferencia económica que existe entre la propuesta argentina y la de los acreedores -estimada en alrededor de US$3 por cada US$ 100 de deuda- Guzmán sostuvo que “haber llegado a ese punto es por el esfuerzo grande que hizo Argentina. Y hay que entender qué quieren decir esos tres dólares. Estamos hablando de miles de millones de dólares en una situación de fragilidad y restricciones muy fuertes”.

“Así que, en ese sentido, hay una decisión tomada, y es que Argentina no tiene la capacidad de poder ofrecer más de lo que ofreció”, remarcó. “La oferta está vigente y los acreedores tienen tiempo de aceptar. Es su decisión sacar al país de una situación de default en la que ya está de forma concreta desde finales de abril de 2018”, agregó.

Para un acuerdo se necesita la adhesión de entre el 66 y el 85%. Guzmán sostuvo que -en términos económicos- “no vamos a ofrecer más” y que “si no hay acuerdo sobre esta propuesta el camino es otro. En ese caso, lo que haríamos es retomar el programa con el Fondo Monetario Internacional pero en las condiciones que necesitamos tener. Obviamente, lo que eso implicaría es que tome más tiempo la reestructuración, pero también daría lugar a una reestructuración más profunda. Es iluso suponer que más adelante podamos ofrecerle más”.

Este nuevo esquema, según el ministro, representará que de no mediar un acuerdo con los acreedores, “Argentina se mueva más hacia el acuerdo con el FMI y más adelante, dentro de seis u ocho meses aproximadamente, vuelva a hacer un replanteo con los sectores privados”.


Comentarios


Deuda: el gobierno advirtió que no extendería la negociación con los bonistas