Dietas vegetarianas ¿buenas o malas?

Un estilo alimentario cada vez más común que, para que sea completo, debe ser muy bien planificado por un profesional de la salud.



Hoy en día hay una inclinación cada vez mayor por los beneficios de la alimentación vegetariana y vegana. Ambas deben ser planificadas con especial cuidado ya que tienen como premisa evitar de forma parcial o total algunos alimentos claves a la hora de cubrir determinados nutrientes (carnes, pescados, huevos, lácteos, etc).
Según explica *Victoria De Felippe, licenciada en Nutrición de Roca, este tipo de dietas ayuda a contrarrestar factores de riesgo metabólicos como lípidos (colesterol, triglicéridos), hipertensión arterial, diabetes tipo 2 y sobrepeso. Quienes las practican pueden tener menor riesgo de muerte por enfermedad cardíaca y menos riesgo de padecer cáncer en relación con la población general.
Entre la serie de ventajas que ofrecen figura un aporte menor de grasas saturadas, colesterol y densidad calórica, mayor aporte de carbohidratos complejos y fibra, incremento de ácidos grasos omega 6 y más aporte de antioxidantes y fitoquímicos.
Hay que tener en cuenta sin embargo que este tipo de alimentación -si se torna restrictivo y está mal planificado- puede ser insuficiente e incluso perjudicial para la salud a largo plazo.
Cuando se sigue una dieta de estas características lo mejor es asegurarse de cubrir todos los nutrientes que el cuerpo necesita ya que el aporte de vitamina B12, riboflavina y vitamina D, ácidos grasos omega 3 son bajos, la disponibilidad del hierro, fósforo, zinc, calcio, yodo y predominio de proteínas de bajo valor biológico, también son menores. De todos ellos, los que más hay que asegurarse de cubrir son la vitamina B12 y los ácidos grasos omega 3, sobre todo en veganos, especialmente en el embarazo y lactancia, períodos en los cuales debe considerarse fuertemente el uso de suplementos.
En conclusión, las dietas vegetarianas y veganas según como se lleven a cabo podrán ser beneficiosas o perjudiciales para la salud. Es necesario el asesoramiento de un profesional para que sean nutritivas y adecuadas especialmente para los grupos vulnerables. Si un individuo está firme en su decisión llevar adelante una dieta de estas características, debe ser provisto de educación y orientación para convertirse en un vegetariano consciente y saludable.

Receta:
Hamburguesas de tofu y espinaca

•Medio kg de espinaca
•1 cucharadita de azafrán
•1 cucharadita de perejil fresco picado
•250 gramos de tofu
•200 gramos de harina de garbanzos
•Sal, pimienta, ajo en polvo a gusto

Lavar, cortar las espinacas en una juliana y rehogarlas dentro de una sartén con aceite de oliva. Salar y cuando hayan reducido de tamaño, sacar de la sartén y reservar. Añadir el tofu picado o rallado, rectificar de sal y apartar del fuego.
Mezclar estos ingredientes con la harina de garbanzos y amasar formando las hamburguesas. Hornear vuelta y vuelta hasta que estén doradas.

*Victoria De Felippe, Licenciada en Nutrición (MN12184)
defelippevictoria@gmail.com


Comentarios


Dietas vegetarianas ¿buenas o malas?