Don’t Look Up: ¿por qué es la película de Netflix de la que hablan todos?

Un elenco lleno de estrellas se enfrentan al fin del mundo. La película de Netflix es un éxito





“No mires arriba” (Don’t look Up) desembarcó en Netflix el 24 de diciembre y se convirtió enseguida en una de las más populares de la plataforma de streaming, y en parte de la conversación de las redes sociales. ¿Por qué? Un poco porque habla de cómo el mundo entero reacciona (de forma bastante estúpida) ante un hecho científico, y otro poco porque tiene un universo de estrellas de Hollywood, que van de Leonardo Di Caprio a Meryl Streep pasando por Jennifer Lawrence, Cate Blanchett, Timothée Chalamet, Ariana Grande, y un largo etcétera.

¿De qué trata? Kate Dibiasky (Jennifer Lawrence), una joven que está haciendo su doctorado en la poco prestigiosa Universidad de Michigan, descubre por casualidad la presencia cercana de un cometa de entre 5 y 10 kilómetros de ancho. Un poco impactada por el descubrimiento que hace mientras rapea, recurre a su profesor, Dr. Randall Mindy (Leonardo DiCaprio, excelente en su papel de científico), y se ponen a calcular cuánto falta para que esa enormidad impacte contra la Tierra. Es poco… Realmente poco: en 6 meses y 14 días el asteroide dará de lleno contra la Tierra y las consecuencias serán letales.

Jennifer Lawrence, di Caprio y Chalamet entre el elenco poblado de estrellas.

Impresionados por el descubrimiento, los dos astrónomos -a los que nadie conoce- logran comunicarse con el Dr. Oglethorpe (Rob Morgan), que rápidamente los conecta con el gobierno. Y ahí empieza el costado satírico de esta historia del director Adam McKay. Es que en la Casa Blanca los atiende primero el pedante y poco eficiente jefe de gabinete de la presidenta (Jonas Hill), que es además hijo de la mandataria, Janie Orlean (Meryl Streep).

Meryl Streep es brillante en el papel de una presidenta que tiene muchos puntos en común con Donald Trump. Su personaje se cree gracioso; es torpe; le importa muy poco que el asteroide esté a punto de matarnos a todos y en realidad está más preocupado por las revelaciones contra su candidato a la Corte Suprema y los implicancias de los resultados de unas inminentes elecciones legislativas. Ella propone «aguardar y analizar». Como si hubiera tiempo….

Meryl Streep, brillante en su papel de presidenta

Para tratar de informar igual a la gente, los dos astrónomos recurren entonces a un programa de tevé, conducido por Cate Blanchett y Tyler Perry, un ciclo matutino muy lavado y que busca ponerle una sonrisa hasta a las noticias más terribles.

El programa de tevé, donde intentan tomarse con humor hasta lo más trágico.

No conviene adelantar mucho más porque sería quitarle gracia a este desmesurado juego de estrellas: la película es una comedia negra de tono apocalíptico con una mirada sarcástica hacia los Donald Trump, los Elon Musk, los Jeff Bezos, los medios de comunicación, las redes sociales, los negacionistas, las fake news y, la banalización que es capaz de emerger de las redes sociales frente a problemáticas fundamentales para la humanidad.

¿Funciona? Es entretenida y poco más que eso. Por momentos, el retrato del mundo en general resulta un poco obvio, pero no deja de ser actual: si bien se escribió pensando en la crisis climática (el cometa es en realidad una metáfora del calentamiento global), hay muchas cosas en la película que podrían haberse escrito fácilmente sobre la pandemia..

Y como ya aprendimos después de ver muchas películas de Marvel y de Pixar… después de los títulos hay que seguir viendo porque llegan escenas fundamentales.


Temas

Netflix

Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Don’t Look Up: ¿por qué es la película de Netflix de la que hablan todos?