Dos cipoleños por Turquía: historia y belleza sin igual

Juan Carlos Pignataro y Mirta Alicia Martín aman viajar, conocer y aprender. En noviembre de 2018 decidieron ir a Turquía y quedaron maravillados. Es por eso que eligen ese país, entre muchos que visitaron en los últimos años. Así lo recuerdan y lo comparten.



El Palacio de Topkapi en Estambul, centro de poder de los sultanes otomanos.

El Palacio de Topkapi en Estambul, centro de poder de los sultanes otomanos.

Tanto mi esposa Mirta Alicia Martín como yo, somos amantes de la historia antigua y medieval. Como estamos solos y nuestros hijos se independizaron, decidimos hace años, viajar. Fuimos a Europa y Asia y cada país tiene sus encantos, pero Turquía es increíble. Nos cautivó por su hermosa historia, su belleza y sus misterios.

Se trata de un país musulmán que mantiene sus tradiciones, aunque han incorporado muchas costumbres occidentales, principalmente la juventud.

Quiero hablar específicamente de Estambul, esta ciudad de 15 millones de habitante, se encuentra sobre ambas márgenes de el estrecho Bósforo, en una orilla está Europa y en la otra, Asia.

Mezquita Azul, una atracción turística popular de Estambul.

Aquí está toda la historia de Turquía, ya que fue el centro del Imperio Otomano, el cual gobernó Turquía por más de 600 años. El esplendor de dicho imperio estuvo dado en los años 1500 aproximadamente, bajo el sultanato de Sol imán el Magnífico.

Durante ese periodo se construyó el Palacio Topkapi, residencia del sultán y la Mezquita Azul en honor a su esposa, la sultana Hurrem. Nos gustaría volver a Estambul.

Luego, fuimos a Ankara, capital de Turquía, una ciudad moderna, con mucha vida nocturna, de allí nos dirigimos a Capadocia, y aquí fue el otro gran impacto cuando hicimos el vuelo en globo aerostático, único en el mundo.

Nos pasaron a buscar por el hotel a las 6 de la mañana, llegamos al campo, era de noche, nos sirvieron café turco mientras inflaban los globos. Cada uno llevaba a 20 personas, pero no sabíamos lo que iba a suceder.

En Capadocia. Fue un gran impacto cuando hicieron el vuelo en globo.

Cuando empieza a amanecer, la gran sorpresa: se elevan simultáneamente 150 globos, el colorido y la adrenalina es indescriptible. Durante mas de una hora sobrevolamos el Valle volcánico, patrimonio de la humanidad, nunca olvidaré ese registro en mi memoria.

Luego de Capadocia, recorrimos un hermoso circuito por el interior de Turquía, visitando las ciudades de Ankara (la capital), Capadocia, Kirikkale, Konya, Canakkale, Troya y Efeso, el interior es muy lindo, allí se notan más las tradiciones musulmanas.

Un lugar muy lindo es Troya ¿Quién no ha oído hablar de Troya y el famoso caballo, con el cual pudieron entrar a la ciudad y así vencerla? Aun hay restos de la famosa muralla.

La comida turca es muy variada, sabrosa y muy condimentada. Las especies son su orgullo, si vas al Mercado de las especias encontrarás de todo tipo. Su comida insignia es el kebap y su postre el baklava y en un restaurante nos mostraron sus danzas, como la del vientre, siete velos y muchas mas. Como conclusión volvería con todo placer a ese país maravilloso, con gente amable historia y misterios de película.

Vos también podés compartir tu viaje.

Buscá la foto viajera que tanto te gusta y mandala por mail a voy@rionegro.com.ar o al Facebook del Voy.


Comentarios


Dos cipoleños por Turquía: historia y belleza sin igual