Un viaje único entre tumbas y pirámides

Las viajera neuquina Gladys y Daniela, su amiga porteña recorrieron los misterios de Egipto, navegaron el Nilo en un crucero y así lo recuerdan.



Los paseos en camello, un clásico imperdible en Egipto. Gladys (izquierda, de remera roja) es de Plottier. Su amiga Daniela (de remera blanca), de Buenos Aires.

Los paseos en camello, un clásico imperdible en Egipto. Gladys (izquierda, de remera roja) es de Plottier. Su amiga Daniela (de remera blanca), de Buenos Aires.

Gladys (de Plottier) junto a su amiga Daniela (de Capital Federal) disfrutan tanto de viajar, que siempre tratan de hacer un viaje por año a alguna parte del mundo. En el año 2018 decidieron ir juntas a Egipto.

El primer lugar al que llegaron fue a El Cairo, dónde están las famosas Pirámides. Pararon en un hotel muy lindo y cercano a las mismas, pero al llegar se encontraron con que la ciudad es un caos, tanto que tardaron desde el aeropuerto hasta el hotel (una distancia de 30 km), mas de 2 horas. Superada la primera prueba, solo se trató de disfrutar, conocer y así lo relata Gladys.

Las calles de El Cairo. Peligrosas y desordenadas.

“Llegamos y al otro día hicimos la excursión en forma particular con guía ( imposible hacerlo solas) hacia Menfis, donde está la estatua de Ramses II tumbado de piedra calcárea y la esfinge de Alabastro.

En la necrópolis de Saqqara se encuentra la primera contracción en piedra en el mundo que es la Pirámide Escalonada, luego visitamos las Pirámides de Guized: Keops, Kefren y Micerinos y entramos a la de Kefren.

Ramses II tumbado de piedra calcárea

Los paseos en camello los recomiendo. Ofrecen un recorrido de media hora que te lleva unos 3 km y ves las pirámides desde otro punto. También aquí, a la noche hay un teatro abierto, al aire libre donde se proyecta sobre las Pirámides su historia, y es algo realmente bellísimo.

También visitamos el Museo de Arte Faraónico con obras maestras que pertenecen a los diferentes imperios y el tesoro de la tumba de Tutankamón.

Teatro a cielo abierto a metros de la Esfinge

Después de unos días en El Cairo nos fuimos a la ciudad de Aswan (en avión) para hacer el Crucero por El Nilo. Visitamos la Presa de Aswan, el Templo de Philae dedicado a la Diosa Isis ubicado en la isla de Agilika y la cantera de Granito donde se encuentra el Obelisco Inacabado, y paseamos en Falucas por el Nilo.

El crucero que nos llevó por 4 días por el Nilo es impresionante, algo indescriptible. Salen 10 a 15 barcos todos juntos, desde Aswan, pasando por Kom Ombo se visita su templo, y se continua hacia Edfu. Se visita ese hermoso y gigantesco templo de Edfu, dedicado al Dios Horus, se llega allí en carruajes tirados por caballos por las calles del pequeño pueblo, que parece quedado en el tiempo.

Navegamos a la noche nuevamente para llegar a Luxor, y aquí lo mejor, la visita de la necrópolis de Tebas: Valle de los Reyes, Valle de los Obreros conocido por Deir el Medina, Templo funerario de Ramses III , panorámica del templo funerario de Hatchepsut (reina del antiguo Egipto) se puede bajar y recorrer, también los templos de Karnat y Luxor.

En el paseo a el Valle de los reyes, se va hasta las diferentes tumbas en tren y a algunas podés entrar por las rampas que te llevan pareciera al centro de la tierra, donde se encuentran las cámaras donde fueron enterrados.

Frente a una mezquita

Hicimos el viaje en globos aerostáticos, que dura más o menos una hora. Los globos se elevan al amanecer por sobre el Valle de los Reyes, el Templo de Hatshepsut, la ciudad de Luxor y el Nilo, una belleza tremenda desde arriba, es fantástico.

En Luxor terminó el crucero y nos trasladamos al aeropuerto para regresar a El Cairo, donde pasamos un día más y regresamos a Roma. Una experiencia inolvidable”.

Vos también podés compartir tu viaje.

Buscá la foto viajera que tanto te gusta y mandala por mail a voy@rionegro.com.ar o al Facebook del Voy.


Comentarios


Un viaje único entre tumbas y pirámides