El amateurismo, un espejo donde mirarnos



Marcelo Antonio Angriman*


Con las grandes dificultades que padecemos como país, sumado a una tendencia a privilegiar el individualismo, que ganemos a nivel continental en deportes grupales constituye un misterio difícil de develar


El Barrio de Villa María del Triunfo, uno de los más castigados de Lima, vive un hecho inédito. En la azulada pista sintética de Hockey se iza la bandera argentina por encima de las de EE.UU. y Canadá, mientras un grupo de mujeres vestidas de celeste y blanco festejan hasta las lágrimas.

Les dicen “Las leonas” pero vienen de las pampas de Sudamérica, al igual que sus pares varones, que en la noche siguiente repetirían la sentida escena.

El mismo llanto de emoción que días atrás desataron los gladiadores del handball al clasificar también para Tokio 2020 luego de una épica final frente a Chile, o la Selección de básquet masculino con Luis Scola y Facundo Campazzo como estandartes, la del Voleibol masculino, Fútbol masculino, Softbol masculino, Rugby masculino, Remo ocho con timonel, solo por citar a algunos deportes de equipos dorados.

Si a ello le sumamos las destacadas actuaciones individuales o colectivas, en deportes como vela, tenis de mesa, natación, arquería, frontón, pelota de goma, ciclismo de ruta, remo, taekwondo, fútbol femenino, 3x3, se concluye en la cosecha más importante de preseas de Argentina en el exterior, a nivel panamericano.

A los pibes del morro limeño les sorprende escuchar como esos de rayado, se juran con gloria morir cuando terminan de cantar su himno.

Allí no hay grietas, lo sienten por igual los chicos bien y también los del interior profundo que con su variopinta tonada y humildad, contagian.

Algún día habrá que reconocer a Vicente López y Planes, la enorme arenga que a nivel deportivo representa el remate de nuestra canción patria.

Los deportistas amateur y aún los que no lo son, pero representan su espíritu, debieran servirnos de espejo. Un ejemplo de que con trabajo, constancia y unidad, se pueden conseguir los objetivos.

Con las grandes dificultades que padecemos como país, sumado a una tendencia a privilegiar el individualismo, que ganemos a nivel continental en deportes grupales (que debieran computar por más de una medalla, por la dificultad que una conquista grupal conlleva) constituye un misterio difícil de develar. Sin embargo arriesgaremos algunas respuestas:

1.- El espíritu amateur: Los jugadores argentinos, aun los que viven del deporte, añoran vestir la camiseta albiceleste. Deportistas que viven en diferentes latitudes del mundo, no dudan en viajar y representar a su país donde sea.

2.- La continuidad: La mayoría de los planteles trabajan en ciclos, con planificación y entrenadores formados. Ello permite acumular un caudal de experiencias previas, que dan el rodaje y coordinación necesaria para ser competitivos.

3.- El apoyo: Aún cuando en ocasiones resulte insuficiente, el apoyo de las becas del ENARD y la selección de talentos, permite a chicos de distintas provincias llegar a una selección nacional.

4.- El disfrute: El argentino a nivel amateur disfruta de integrar equipos, generándose vínculos de amistad entre sus integrantes. También gozan de un modo particular de compartir con otros deportistas nacionales en la Villa Olímpica.

Los deportistas amateur y aún los que no lo son, pero representan su espíritu, debieran servirnos de espejo.

Un ejemplo de que con trabajo, constancia y unidad, se pueden conseguir los objetivos.

Una de las escasísimas expresiones de pureza, de falta de contaminación política, dirigencial o económica, que ejercen en muchas personas entre las que me incluyo, un poder hipnótico.

Es muy probable que en la cabeza de cada deportista amateur vivan los recuerdos de su niñez, de su club, de su barrio, y de sus seres queridos, parafraseando aquello de que la patria de uno es su infancia.

Ver a tantos jóvenes alegres y dichosos festejar tras representar a su país, es una inspiradora bocanada de aire fresco, ante tanto tedio que a diario nos abruma.

*Abogado. Profesor nacional de Educación Física. Docente universitario. Email: angrimanmarcelo@gmail.com.


Comentarios


El amateurismo, un espejo donde mirarnos