El Bajo neuquino fue un infierno de balas

Tras fallido asalto ladrones y policías se tirotearon. Resultaron heridos un asaltante y la víctima, un joyero.



#

El hecho ocurrió en un horario de máxima actividad bancaria y comercial. Los transeúntes intentaron linchar al ladrón baleado.

Matías Subat

Violencia

NEUQUÉN (AN).- Dos delincuentes se tirotearon con policías y luego fueron detenidos tras un fallido robo en una joyería del Bajo de la ciudad. Uno de los ladrones fue baleado e interceptado por la gente en la calle, que casi lo lincha. Luego fueron hospitalizados el dueño del local asaltado, quien recibió un culatazo en la cabeza, y el ladrón que tenía una lesión en la pierna, ambos fuera de peligro. Era una mañana normal en el centro, pero la tranquilidad se quebró a las 11:30 cuando dos sujetos a bordo de una moto llegaron hasta la relojería y joyería Paz, que se ubica sobre la calle Alcorta al 150. Allí en una escena poco clara uno de los malvivientes ingresó a mano armada al local, pero ante la resistencia de los dueños no pudo sustraer ningún elemento. Luego intentó darse a la fuga y durante la huida rompió un blindex del local, fue el estallido del cristal lo que llamó la atención de algunos efectivos que prestaban adicionales en las inmediaciones y permitió un rápido accionar. El jefe de la Policía neuquina Raúl Liria participó en el operativo de prevención que montó la Comisaría Primera y luego brindó una conferencia de prensa. Explicó que en el intento de fuga el policía dio la voz de alto y el delincuente que corría respondió con plomo; el uniformado repelió la agresión disparando con una escopeta, le dio en el glúteo de la pierna izquierda. Una vez tendido en el piso, la gente que pasaba se abalanzó contra el ladrón y comenzó a agredirlo, hasta que los efectivos intervinieron. El cómplice también emprendió su huida a los tiros con dirección a la calle La Pampa, pero afortunadamente no hirió a nadie. A los pocos metros fue alcanzado por policía adicional que escuchó el alboroto. Liria especificó que los ladrones “son mayores de edad. Iban en una moto” y que hubo un trabajo previo al robo, ya que los delincuentes “pasaron dos o tres veces” por el lugar. Pero que “gracias al personal de inmediaciones se los detuvo”. Inmediatamente después de reducir a los dos ladrones la Policía realizó un gran despliegue con efectivos de Tránsito cortando las calles y personal de Criminalística que realizó peritajes en el lugar. También hubo varios efectivos abocados a contener a la gente que se había amontonado en la zona para ver lo que pasaba. El ladrón baleado fue derivado junto a personal policial al hospital Castro Rendón para recibir asistencia médica en la pierna izquierda. Tenía los perdigones en el muslo izquierdo, pero no corría peligro. En tanto la víctima del asalto recibió un culatazo en la cabeza y le tuvieron que suturar la herida. En horas de la tarde ambos fueron dados de alta.


Comentarios


El Bajo neuquino fue un infierno de balas