El Biombo se movió al ritmo del Caribefunk