El debate antinuclear marca el paso de la campaña

La posible instalación de la planta se convirtió en eje central de discusión para las legislativas. De allí que Weretilneck adelantara que no se hará en Viedma.

1
#

La caravana recorrió la costanera viedmense.(Foto: Pablo Leguizamón )

2
#

Una caravana se realizó en Viedma en la previa a la marcha nacional convocada desde la capital rionegrina para el martes 9, a otros puntos del país contra la central nuclear.

El domingo por la tarde un centenar de autos desfilaron por las calles viedmenses, luego de concentrarse en la pista de la salud.

Mirá las imágenes de la caravana

El sábado se desarrolló en la Catedral una nueva asamblea en contra de la instalación de una central atómica en la región, con una convocatoria algo menor a la de anteriores encuentros.

El tenor más organizacional y logístico de la reunión y las recientes declaraciones del gobernador Alberto Weretilneck descartando que la planta se vaya a establecer en Viedma pudieron haber sido el motivo de la participación menos masiva de los habitantes de la ciudad.

No obstante, los presentes dejaron en claro que la negativa es tanto a la instalación en esta parte del este rionegrino como también en cualquier otra ciudad patagónica.


El debate antinuclear marcó el proceso electoral de Viedma. El oficialismo reconoce que esa discusión impactará negativa en su perfomance y, además, detecta que ese rechazo favorecerá a la lista de Magdalena Odarda.

Bastaron dos meses y toda estrategia previa se desmoronó. El proyecto nuclear para la “costa atlántica”, anunciado a fines de mayo, se introdujo en la comunidad, que -mayormente- temorosa se fue alistando en frente. Existía ansiedad de información seria que tranquilizara frente a los riesgos pero -ultimamente- la opción adoptada por el gobierno provincial fue un llamativo silencio.

En ese terreno, la resistencia se consolidó y, por momento, el rechazo se radicalizó.

El último lunes, el gobernador Alberto Weretilneck reunió a los referentes viedmenses para profundizar su análisis. Juntó al vicegobernador Pedro Pesatti, los legisladores Facundo López, Rodolfo Cufre y Graciela Valdebenito, los secretarios Matías Rulli y Alejandro Echarren, el presidente de la Lotería, Luis Ayestaran, y el subsecretario Gustavo Glave.

Cada uno narró su experiencia, coincidentes en relatos de oposición contundente. Weretilneck preguntó qué hacer. Pesatti no expresó dudas y entendió que debía excluirse inmediatamente a Viedma.

En cambio, Valdebenito circunscribió el rechazo a un sector y eso no representaba a sectores mayoritarios.

Rulli se aproximó a la idea de Pesatti aunque admitió que una reacción apresurada frustraría un proyecto positivo. Existió un abordaje pasos intermedios, como propuestas de consultas. Echarren -como Ayestarán- entendió que no había mucho margen.

Definición en soledad

Al final, Weretilneck clausuró todo análisis con una decisión ya adoptada en soledad. “No será Viedma y lo anunciaré mañana”, comentó.

El gobernador sabe del impacto negativo del proyecto nuclear en el escenario viedmense y, también, dispone de sondeos que ese deterioro favorece a Odarda. “Está superando el 30% y con eso gana”, contó en las últimas horas.

La senadora poco tiene que hacer para quedarse con ese voto castigo. Ella siempre resistió cualquier iniciativa de riesgo ambiental. Ayer volvió al tema para cuestionar por “pocos serias” a la postura de Weretilneck porque “los rionegrinos -afirmó- no quieren la central en ninguna parte de la provincia, no sólo en el distrito de Viedma”.

Cambiemos, llamativamente, parece fuera de cualquier evaluación, a pesar de su ligazón nacional y, por consecuencia, el supuesto obligado apoyo al plan nuclear. Aún así, el intendente José Luis Foulkes siempre evitó definiciones y argumentó esperar para su opinión definitiva. Ya no será necesaria.

En cambio, el FpV no fue ajeno al proceso opositor pero persiste -salvo su nucleo duro- un rasgo crítico de la ciudadania viedmense al liderazgo del roquense Martín Soria.

El gobernador sabe del elevado rechazo al proyecto en la capital y que mantener el debate beneficia a la rival Magdalena Odarda, que resiste la iniciativa.

archivo

Datos

El gobernador sabe del elevado rechazo al proyecto en la capital y que mantener el debate beneficia a la rival Magdalena Odarda, que resiste la iniciativa.

Temas

Viedma

Comentarios


Caravana antinuclear por las calles viedmenses