El desafío de Franco Orocito: ser profesional en Europa

Las competencias regresaron en el Viejo Continente y Franco Orocito volvió a correr con el equipo italiano Stipa Milano. Luego de siete meses, en los que debió alternar entrenamientos con otro trabajo, el roquense se ilusiona con llegar a la élite de la disciplina.




Noticias Diarias
>
Recibí las noticias
que te interesan
NEWSLETTER

En 2019 formó parte del equipo italiano D’Amico Tools.

En 2019 formó parte del equipo italiano D’Amico Tools.

Franco Orocito es una de las jóvenes promesas del ciclismo regional. Junto al también roquense Yamil Tapia, atraviesan una nueva temporada en Europa y forman parte del equipo semiprofesional Stipa Milano, que tiene base en Italia.

Luego de siete meses de inactividad por la pandemia de coronavirus, las competencias regresaron en el Viejo Continente y, de a poco, los regionales van sumando kilómetros en busca de convertirse en profesionales de la disciplina.

Desde suelo italiano, Orocito dialogó con RÍO NEGRO luego de su gran actuación en la prueba contrarreloj ‘‘Copa Crono Porte Garofoli’’ que se realizó el domingo pasado. Entre los mejores ciclistas de su categoría, arribó en el puesto 12 y fue el mejor representante de su equipo.

El pedalista, que hace dos meses trabaja en un invernadero para costear sus gastos diarios, contó las dificultades que tuvo durante la cuarentena y aseguró que esta enfocado en lograr buenos rendimientos para llegar a su objetivo de ser contratado por un equipo profesional.

“Al principio agoté las opciones para volver a casa. Siempre le busqué la vuelta para motivarme porque si me ponía a pensar en lo negativo me daban ganas de largar todo. Tuve que rebuscármela, entrené con el rodillo y fueron días difíciles”, relató Franco.

Franco es uno de los roquenses que corre en Italia.

Al integrar la categoría Junior, Orocito todavía no cuenta con un contrato y muchos de los gastos del día a día deben salir de su bolsillo. Durante la pandemia su equipo atravesó momentos complicados, por lo que tuvo que salir a buscar trabajo. “En junio empecé a trabajar en un invernadero, que es muy grande, para poder tener mi plata porque como no somos profesionales muchas cosas corren por nuestra cuenta y se nota el gasto”, detalló.

Durante dos meses, el roquense alternó sus jornadas de trabajo de ocho horas con los entrenamientos de alto rendimiento. “Fui lo más prolijo posible. Siempre intenté mantener la forma y desde que nos habilitaron a salir fui mejorando mucho, en parte también gracias a mi entrenador Paolo Alberati. De todas formas el cuerpo me pasó factura”, agregó Franco, múltiple medallista en los Juegos de la Araucanía con Río Negro.

“Decidí enfocarme 100% en la bici y dar todo en las carreras que vengan para atraer a algún equipo y lograr ser profesional”

Franco Orocito buscará rendir al máximo en los próximos tres meses.

Para cumplir su sueño, Orocito sabe que debe rendir al máximo en los cortos tres meses que quedan de competencia en la temporada europea. “Ahora que volvieron las competencias voy a dejar (el invernadero). Por suerte mi jefe es piola y me redujo horas para poder entrenar. Aún así, decidí enfocarme 100% en la bici y dar todo en las carreras que vengan para lograr ser profesional. Si quiero llegar a serlo tengo que comportarme como uno. El ser de afuera hace las cosas mucho más difíciles pero en las competencias que vengan voy a tratar de hacer lo mejor para atraer a algún buen equipo”, aseguró con determinación.

El pasado fin de semana, Franco tuvo un gran rendimiento y se ilusiona con seguir mejorando, como lo viene haciendo año tras año. Durante su tercera temporada en Europa está enfocado e intentará demostrar su nivel. “Estoy contento por mi progreso y junto al equipo ya tenemos todo planificado. Acá nadie te regala nada, para lograr los sueños hay que esforzarse mucho”, finalizó.


Comentarios


El desafío de Franco Orocito: ser profesional en Europa