El fiscal pidió diez años para los nueve imputados

El fiscal de Cámara se basó en los dichos de dos testigos, que a la vez denunciaron amenazas. Ayer se hicieron los alegatos por el crimen de Fillol y los defensores solicitaron absoluciones.



ROCA (AR).- El fiscal de Cámara Eduardo Scilipoti, pidió diez años de prisión para los nueve imputados por el crimen del puestero de Huergo, Héctor Dionisio Fillol (53 años), quien fue asesinado de un disparo en la nuca durante la madrugada del 21 de diciembre de 2002, y en presencia de su nieto.

Para los defensores Gabriela Labat y Eves Tejeda, durante la investigación no se recolectaron pruebas firmes que incriminen a los nueve acusados, por lo que ambos coincidieron en pedir que sean absueltos.

Scilipoti basó su acusación en los dichos de una testigo protegida, quien aseguró que la noche anterior al crimen, parte del grupo hoy procesado fue a invitar a su concubino a robarle unos animales a Fillol, pero éste se negó a ir.

Luego, según sus dichos, dos o tres de los imputados volvieron a su casa para que le guardara unas armas, y uno le comentó que el robo no había salido como lo planearon y que habían matado al puestero.

A la Policía, la mujer le dijo que el arma homicida estaba en una casa, y que un determinado día la iba a ir a buscar un joven. Cuando esto ocurrió, el muchacho fue detenido y el arma secuestrada. Sin embargo, luego se supo que el rifle no había sido utilizado para matar a Fillol.

Scilipoti consideró veraces los dichos de la mujer, además de resaltar las amenazas que dijo haber sufrido, y la violación de una hija que ella atribuyó al haber declarado en contra de los imputados.

El fiscal también tuvo en cuenta los dichos de un vecino de Godoy -de donde son los nueve imputados-, quien declaró ante la Cámara Tercera, haber visto al grupo de imputados dirigirse por las bardas con rumbo al norte, dirección en la que está el puesto de la víctima. Al igual que la testigo protegida, este hombre dijo ante el Tribunal haber sido amenazado.

Tras el juicio, que fue a puertas cerradas porque entre los imputados hay un menor de edad, la defensor Gabriela Labat resaltó la falta de pruebas en contra de sus defendidos. “En un estado constitucional de derecho, no podemos condenar en un caso como este porque se violan todas las garantías”, manifestó.

La abogada indicó que “el arma secuestrada no es la utilizada en el homicidio y sólo se cuenta con dos testigos de oídas, ya que nadie vio nada”.

Tejeda fue coincidente con los dichos de su colega, y graficó la investigación al señalar que “desde las bardas hasta el puesto de Fillol, se tiende un negro telón. Ni los testigos de oídas afirman nada. En todo caso, la testigo protegida tendría que ser copartícipe, porque fue a buscar una mochila con un arma al barrio El Sauce de Regina”.

Gabriela Labat defiende a Rolando Daniel Lara, Félix Alex Mora Campos, Pablo Javier González, Oscar Ricardo Ormeño y al menor de edad; mientras que a cargo de Tejeda estuvo la defensa de Maximiliano Lucas Martín Carrasco, Luis Ramón Ríos, Antonio Emilio Chaparro y Jorge Luis Martínez.

La sentencia será leída el próximo jueves 3 de marzo en la Cámara Tercera del Crimen.


Comentarios


El fiscal pidió diez años para los nueve imputados