El fuego devastó un galpón de empaque en Guerrico pero volverán a empezar

El incendio ocurrió ayer a la madrugada. Unos 60 trabajadores se desempeñaban en el establecimiento. El propietario del edificio, Miguel Ferroni, aseguró que saldrán adelante.





Las llamas se desataron en la chacra de la familia Ferroni y las pérdidas fueron totales. Foto Juan Thomes.

Resurgir en medio de las cenizas, es la esperanza que tiene Miguel Ferroni, dueño del edificio donde funcionaba un galpón de fruta que terminó destruido por un incendio en Guerrico. El siniestro ocurrió ayer a la madrugada, sobre la Ruta 22, en la chacra de su familia y las pérdidas fueron totales señaló a Río Negro.
Hoy cerca del medio día todavía quedaba una pequeña llama en unos cartones que seguían quemándose.
“Si no tuviese hijos no haría nada, uno tiene familia, hay mucha gente que trabaja acá, de alguna forma vamos a salir adelante, esto es un grupo de trabajo”, expresó el hombre.

Ferroni contó que su padre en 1993 levantó el galpón y que hace seis años se armó un grupo de trabajo para brindar el servicio de empaque a productores de peras y manzanas. Unos 60 trabajadores viven de la actividad.
El fuego comenzó a las 4, un vecino que vive atrás del galpón le avisó a Ferroni y llamó a los bomberos y a la policía.

El dueño señaló que el motivo del incendio se sigue investigando.
“Veremos cómo seguimos adelante, alguien nos ayudará, no vamos a bajar los brazos”, expresó.
“Mi hijo de 15 años me preguntó qué iba hacer después de esto, veremos le dije”, contó emocionado.
Manifestó que toda esta situación es muy dolorosa para las 60 familias que dependen del empaque.
“La fruticultura es un rubro difícil, esto es un garrón, acá se ofrecía servicio de empaque a terceros”, señaló.

Miguel no pierde la esperanza de volver a comenzar de nuevo. Foto Juan Thomes.

Ferroni explicó que varias paredes quedaron muy dañadas y que hay peligro de derrumbe. Además el techo está completamente destruido.
“Esto hay que derrumbarlo, no sé si se podrá de nuevo armar acá pero sino lo haremos en algún otro lado”, manifestó.
“Las cosas se hacen con mucho sacrificio, hay mucho tiempo de trabajo invertido acá”, remarcó.
Señaló que aunque el establecimiento está asegurado, no sabe si se podrá reponer todo lo dañado.

Cuando ocurrió el incendio Ferroni llegó en su camioneta. Personal del Cuartel de Bomberos de Allen llegó al lugar a las 4.30; dos móviles policiales y también camiones del municipio para abastecer con agua.
Cinco dotaciones estuvieron trabajando con un total de 12 bomberos voluntarios. Las llamas alcanzaron toda la estructura y destruyeron las máquinas. “La pérdidas son totales”, remarcó Ferroni.
Los bomberos continuaron varias horas trabajando para realizar tareas de enfriamiento y asegurar la escena.

El hombre contó que no podía creer lo que estaba pasando cuando llegó al galpón.
“Cerraba los ojos y los volvía abrir y veía el doble de fuego”, expresó.
Mencionó que con un tractor y una pulverizadora ayudó apagar las llamas y que se quedó en el lugar hasta las 18 asegurándose de que todo estuviera controlado.
A esa hora había mucho viento y el fuego alcanzó a un poco de leña que estaba cerca del edificio.
“Esto se logró a poner en funcionamiento una vez y se volverá a hacer de nuevo”, aseguró esperanzado.


Comentarios


El fuego devastó un galpón de empaque en Guerrico pero volverán a empezar