El fuego devoró una ladera y amenaza viviendas

Arde vegetación nativa en la escarpada ladera oriental del cerro Pirque, en El Hoyo. Hay dos complejos turísticos cerca y, río Epuyén de por medio, una veintena de casas. Es justo frente al lugar en que se desató un incendio la semana pasada. Brigadistas y helicópteros trabajan para contenerlo.




EL HOYO (AEB) - Un segundo incendio forestal, justo enfrente del iniciado el viernes pasado, estalló el lunes a las 23:30 a orillas del río Epuyén y tomó ladera arriba un escarpado sector del cerro Pirque. Cipreses y vegetación autóctona ardían en medio del intenso calor de la jornada de ayer que superó, en la zona, los 35°C. Al menos 20 viviendas de pobladores y las instalaciones de dos complejos de campings y cabañas se hallan cerca del incendio, por lo que entraron en acción casi la totalidad de bomberos, combatientes y equipos de la Comarca, a ambos lados del Paralelo 42. A los dos aviones hidrantes que desde el sábado trabajan, se sumó un helicóptero de la Dirección de Bosques y Parques de Chubut, que llevó a lo alto de la montaña a 40 brigadistas. Ayer era arduo el trabajo para contener las llamas, que seguían fuera de control.

El nuevo siniestro obligó a dividir en dos la organización de la estrategia de lucha, el personal y equipos, si bien el primer incendio, del paraje El Pedregoso, quedó circunscripto al perímetro delineado luego de arduo trabajo de hombres y máquinas durante cuatro días.

La labor que allí queda es trabajar hacia adentro de la superficie afectada para sofocar los puntos de actividad y, posteriormente, controlar y extinguir por completo las llamas. Sesenta brigadistas estaban ayer a cargo de esa agotadora misión. En cambio, ruta 40 de por medio, el combate recién empieza con el agregado de la proximidad de asentamientos humanos y turísticos.

Cerca de 40 combatientes fueron depositados, como se consignó, en lo alto de la montaña, en una zona de pampa del emblemático cerro Pirque, dominante del paisaje, lo mismo que el Piltriquitrón lo es en El Bolsón, 30 kilómetros al norte.

El segundo incendio comenzó en proximidades del complejo Las Pataguas y el camping El Pocho y se extendió ladera arriba.

Del otro lado del río Epuyén, Inés Rojo, una vecina de la zona, fue una de las que vio el comienzo de las llamas el lunes pasadas las 23 y avisó primero a Gendarmería. Su hija adolescente contó que los combatientes estuvieron en el lugar hasta las 3 de ayer y les recomendaron permanecer alertas a cualquier aviso en resguardo de su seguridad.

El río Epuyén corre de sur a norte casi paralelo a la ruta 40 y pegado a la base de la ladera oriental del cerro Pirque. Es una barrera natural a las llamas, muy útil para preservar a la veintena de viviendas ubicadas entre el cauce y la ruta. Diferente es la situación de los dos establecimientos turísticos mencionados que se hallan del lado oeste del río. Por eso ayer, una de las tareas que llevaban adelante los brigadistas, con dos poderosas motobombas surtas en el río, era mojar continuamente las cabañas de "Las Pataguas" para evitar que pavesas prendiesen fuego a la estructura.

A esta altura de cosas, es complicado detallar la procedencia de quienes se hallan comprometidos en la lucha contra las llamas o la entidad a la que pertenecen. El servicio provincial de Manejo del Fuego de Chubut, el Plan Nacional, y hasta el Servicio de Prevención y Lucha contra Incendios de Río Negro (SPLIF), participan. Defensa Civil Chubut coordina los esfuerzos de otras entidades y empresas involucrados.


Comentarios


El fuego devoró una ladera y amenaza viviendas