El gobierno evalúa qué hacer con el Hotel Sol

El Centro Internacional de Educación para el Desarrollo (CIEDE), creado por Sobisch, quedó cerrado. El edificio está en manos de la Subsecretaría de Turismo.

#

Iba a ser un centro de desarrollo y capacitación turístico de avanzada, pero hoy el emblemático edificio está abandonado.

NEUQUÉN (AN) - El gobierno todavía no sabe qué hacer con el Hotel Sol de San Martín de los Andes. Lo que sí está claro es que el proyecto para instalar un centro de estudios y un hotel de lujo al mismo tiempo, idea impulsada por la gestión de Jorge Sobisch, se choca de bruces con la actualidad del edificio: las obras están abandonadas y se encuentra rodeado por tierras tomadas.

El 17 de septiembre de 2005 el ex gobernador anunció un plan de reconversión del edificio. Entonces ya estaba casi en ruinas.

El objetivo era que funcionara como hotel cinco estrellas y centro de capacitación para estudiantes de turismo.

Se preveía, además, la construcción de un centro de convenciones con capacidad para 1000 personas y el levantamiento de un spa. La inversión necesaria iba a ascender a 16.000.000 de pesos.

Para concretar el proyecto la provincia hizo un convenio con la Universidad Politécnica de Valencia.

Según informó la semana pasada el ministro de Desarrollo Territorial, Leandro Bertoya, la casa de estudios además realizó un convenio con un operador para que desarrolle el hotel y con otro para que se haga cargo del Centro Internacional de Educación para el Desarrollo (CIEDE), puntal de lo que en su momento se dio en llamar Universidad Sol del Neuquén, que terminó sin existir.

Uno de los principales promotores del proyecto fue el ex ministro de Producción y Turismo, Marcelo Fernández Dötzel, quien en su momento también habló de la necesidad de generar recursos humanos para atender las nuevas demandas turísticas de Neuquén, algo que según su criterio no podía brindar la Universidad Nacional del Comahue.

El centro de estudios comenzó a ser financiado por la provincia, con el argumento de que se trataba de una iniciativa que podría ser ejemplo de los cambios en el desarrollo productivo, con miras a cuando el petróleo se agote.

Hubo un decreto que fijó condiciones para la transferencia de los aportes. Se trata del 2393/04, firmado por Sobisch, Dötzel, y el ex ministro de Hacienda, Claudio Silvestrini.

Establecía un pago total de 5,4 millones pesos hasta 2009, con cuotas de hasta un millón de pesos anuales.

En una primera etapa la normativa desató el pago de dos cuotas de 200.000 pesos para desarrollar la primera etapa del centro educativo.

Según este decreto, la Politécnica de Valencia le entregó a la empresa Geografías del Sur las obras y la concesión del hotel. La provincia entregaba las instalaciones por 25 años a la casa de estudios.

Se dictarían la tecnicatura superior en gastronomía, en organización de eventos y marketing turístico, y una carrera universitaria: procesamiento agroalimentario. La inauguración del hotel estaba prevista para abril de 2007.

Bertoya informó que es una incógnita el futuro del edificio, cuyas obras están totalmente paralizadas. Lo concreto es que las carreras quedaron cerradas.

El hotel ahora está en manos de Neuquén Tur, una empresa creada por la gestión anterior, con integración de operadoras turísticas y la provincia, en la órbita de la subsecretaría de Turismo. Ahora, en el contexto del tristísimo aspecto que ofrecen las instalaciones, se evalúa cuál es la salida para el emblemático hotel, tras el fracaso del CIEDE.


Comentarios


El gobierno evalúa qué hacer con el Hotel Sol