El gobierno no utilizará más del 3% del superávit para pagar deuda

Aun cuando el ahorro global de las cuentas supere ese porcentaje.



Argentina destinará en 2005 hasta un 3,0% del superávit fiscal para los pagos de la deuda, aún cuando el ahorro global de las cuentas públicas supere ese porcentaje, afirmó anoche una alta fuente del Gobierno.

"El FMI quiere que cambiemos el techo (del superávit). Cuando (el director gerente del Fondo, Rodrigo) Rato habla, lo hace pensando en un 4,0%, pero el gobierno no va a utilizar más del 3,0% de su superávit para pagar obligaciones externas", dijo el informante a la agencia francesa AFP.

No obstante, el Gobierno introdujo esta semana una corrección en el proyecto de Presupuesto de 2005, respecto del que había enviado la semana pasada al Congreso, al aumentar el superávit global (estado federal y provincias) de 3,6% a 3,9%.

El nuevo cálculo de 3,9% del superávit fiscal primario consolidado (sin computar el pago de la deuda) se acerca al ahorro de 4,0% pedido por el Fondo Monetario Internacional (FMI) para el año próximo (este año es de 3%), con el objetivo de destinar mayores recursos al pago de la deuda pública.

El nuevo porcentaje, en números equivalentes al Producto Interno Bruto (PIB), corresponde a la suma del superávit proveniente del Estado federal (3, 0%), de los fondos fiduciarios (0,2%) y de las provincias (0,7%).

El vocero insistió en que "esta postura del gobierno es inamovible y así ya fue expresada en numerosas ocasiones". "No ha un compromiso de superávit determinado con el FMI y en la Carta de Intención se cita el máximo esfuerzo y nuestro máximo esfuerzo es el 3%", indicó.

El acuerdo a tres años vigente, que fue firmado en setiembre pasado y permitió reestructurar pagos por 21.000 millones de dólares, solo especificaba un 3,0% de superávit fiscal para 2004, pero dejaba en suspenso las metas de 2005 y 2006.

El índice de superávit revisado está incluido en un documento publicado en el sitio de internet del ministerio de Economía.

La diferencia fue atribuida a "un error involuntario" de orden técnico producido en la presentación del Presupuesto, según una fuente del ministerio de Economía consultada por el diario Clarín.

 

El "regalito" de Prat Gay

El fuerte crecimiento del superávit, dato en el que se basan el FMI y los acreedores para exigir mayor pago de deuda, genera problemas al gobierno.

Prat Gay, hasta noche titular del Banco Central -el gobierno no le renovó el mandato- dio un dato preocupante para Lavagna antes de su despedida. El último Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) efectuado en la gestión de Prat Gay arrojó un aumento en los pronósticos de crecimiento para este año, ya que el PBI estimado por los analistas, a pedido del BCRA, pasó de 7,1 pct a 7,2%, mientras que para todo 2005, se proyecta un crecimiento de 4,5%, cuando en informes anteriores el cálculo era de 4,2%. El REM es un seguimiento de las variables de mercado que puso en marcha la conducción que hoy termina su mandato, por el cual se realiza un seguimiento sistemático de los principales pronósticos macroeconómicos de corto y mediano plazo, que habitualmente realizan analistas y académicos locales y extranjeros sobre la evolución de la economía.

Según dijo el BCRA en un Comunicado, "la inflación estimada para todo 2004 no presentó modificaciones en la última medición que cerró ayer, ya que, para quienes opinan en el REM, habrá un aumento de precios minoristas de 6,9% en el año, ubicándose levemente debajo del rango objetivo del BCRA (7% a 11%t)".

Notas asociadas: Análisis: Otra vez recelos con Lula da Silva "Kirchner está jugando excelente al truco" Repsol confirma inversión, pero exige seguridad jurídica Malas expectativas de empresarios Asume Redrado en el Banco Central  

Notas asociadas: Análisis: Otra vez recelos con Lula da Silva "Kirchner está jugando excelente al truco" Repsol confirma inversión, pero exige seguridad jurídica Malas expectativas de empresarios Asume Redrado en el Banco Central  


Comentarios


El gobierno no utilizará más del 3% del superávit para pagar deuda