El gobierno quiere desmantelar la Policía Judicial neuquina

Es un grupo de élite que colabora en la investigación de casos de corrupción.No responde a la Jefatura ni al ministro Gutiérrez, solamente a los fiscales.



El rol del SIF fue fundamental durante la discreta investigación de "la banda de los subsidios" de Centenario.
NEUQUEN (AN)- El Servicio de Investigaciones de la Fiscalía (SIF), una suerte de Policía Judicial que se ocupa de casos de corrupción sin responder a la Jefatura, podría quedar vaciada por el reemplazo de casi la mitad de sus integrantes. Los traslados incluyen al jefe y a otra media docena de oficiales que desde hace años trabajan en estrecha colaboración con los fiscales.

La decisión de reestructurar profundamente el SIF estaría vinculada con el desempeño que tuvo esa unidad de elite durante la investigación del escándalo de corrupción en Centenario, lo que se conoció como "la banda de los subsidios". En ese caso, el poder político quería enterarse de qué estaba pasando pero sólo encontraba silencio. "¿Para que tenemos policías metidos en las fiscalías si no nos cuentan lo que están investigando?", fue la queja.

El jefe de la Policía, comisario general Juan Carlos Lezcano, dijo ayer a "Río Negro" que los traslados que se avecinan "responden al recambio normal de personal que se hace todos los años".

Explicó que la elección de los integrantes del SIF "se hace entre personal más vinculado al área de investigaciones" y que algunos nombres "los sugiere la justicia".

De acuerdo con las versiones recogidas por "Río Negro", los oficiales sugeridos por la Jefatura para pasar al SIF en reemplazo de los actuales no tuvieron un desempeño satisfactorio en sus actuales destinos, y tampoco garantizarían la reserva con la cual trabaja la unidad especial.

Un grupo de elite

El SIF fue creado hace seis años por un acuerdo entre el Tribunal Superior de Justicia, el ministerio de Gobierno y la Jefatura de Policía que nunca se instrumentó en un convenio escrito.

Está integrado por una docena de oficiales con particulares aptitudes para la investigación, y su rasgo distintivo es que no responden a la Jefatura de Policía (y por esa vía, al ministerio de Gobierno y al gobernador) sino solamente a los fiscales.

Hasta el año pasado cumplían toda clase de tareas, algunas sencillas como ubicar testigos y otras más delicadas como desgrabar escuchas telefónicas e investigar casos de corrupción siguiendo directivas de los fiscales.

Tuvieron un desempeño protagónico, por ejemplo, durante la investigación de la "mafia de los desarmaderos". Y su último trabajo resonante fue la causa de "la banda de los subsidios", por la que está procesado el ex intendente de Centenario, Luis Castillo, y hasta un comisario inspector fue imputado.

Esa investigación demandó un año de silencioso trabajo y el Gobierno provincial recién se enteró cuando estalló en una serie de allanamientos realizados en setiembre pasado. Y fue conociendo sus detalles a través de la prensa, porque la fiscalía y el SIF les resultan impenetrables.

"La investigación de la banda de los subsidios hubiera sido imposible sin policías leales que no filtraran información", indicó una fuente de la justicia consultada por este diario.

Justamente a partir de ese caso, el SIF pasó a estar en la mira del gobierno.

Restricciones

En noviembre pasado, la Justicia le pidió al ministro de Gobierno, Oscar Gutiérrez, dos policías más para reforzar la dotación del SIF. Nunca recibió respuesta.

Tampoco se avanzó en el intento de firmar un convenio por el cual se elevaría a 30 el número de integrantes de esta Policía Judicial, y se afectarían oficiales a fiscalías en ciudades del interior provincial.

Semanas atrás, la Policía comunicó que trasladaría a cinco de los doce oficiales que trabajan en esa unidad especial, incluido su jefe. Y ofreció los nombres de los reemplazantes, pero no reunirían los requisitos esenciales para desempeñarse en un lugar tan sensible.

Algunos provendrían de comisarías donde no tuvieron un desempeño satisfactorio, y otros tendrían dudosa cercanía con hombres del partido gobernante. Así, la profesionalidad y la discreción del trabajo que deben desempeñar no estarían a salvo.

Lezcano dijo a este diario que los reemplazos no están definidos todavía. "Veremos en qué momento se hacen", señaló.

Los nombres de los futuros integrantes del SIF son los que están demorando el recambio.

Guillermo Berto

gberto@rionegro.com.ar


Comentarios


El gobierno quiere desmantelar la Policía Judicial neuquina