El gobierno rionegrino se financia con los fondos del Plan Castello

El 70% de los papeles de deuda que vencen en abril están en manos del fondo fiduciario que nutre de recursos el programa de obras.




El asfalto en el circuito a Mallín Ahogado, en El Bolsón, es una de las obras en ejecución del Plan Castello. Foto: Alfredo Leiva

El asfalto en el circuito a Mallín Ahogado, en El Bolsón, es una de las obras en ejecución del Plan Castello. Foto: Alfredo Leiva

Los dólares que hace poco más de dos años se obtuvieron por la colocación de bonos del Plan Castello sirvieron en los últimos 24 meses para financiar gastos corrientes del Estado rionegrino. De hecho, de los 4.300 millones de pesos de vencimientos que el gobierno de Arabela Carreras debe afrontar en abril, el 70% son papeles en poder del fondo fiduciario del programa de obras.

El gobierno de Alberto Weretilneck mantuvo una parte del producido de la colocación de bonos del Plan Castello en dólares, pero debió liquidar la otra mitad (no sobran las divisas extranjeras en nuestro país), que quedaron en pesos.

Con esos dólares y pesos se realizaron inversiones para que no perdieran valor ante las devaluaciones y la inflación. Por caso, se suscribieron una treintena de plazos fijos por 4.337 millones de pesos, con los que se obtuvieron intereses por 2.694 millones, según se puede leer en el sitio del ministerio de Economía de la provincia en internet.

También se colocaron casi 2.500 millones de pesos en un fondo de inversión que administra el Banco Patagonia, que, como agente financiero del Estado, maneja la reserva fiduciaria del Castello. Esta suscripción le permitió ganar 83 millones de pesos.

Letras


El 14 de julio del año pasado se liquidaron 5.800 millones de pesos las Letras del Tesoro Nacional en dólares que el Castello había comprado a 4.900 millones. Y el 27 de septiembre pasó lo mismo con otra serie suscripta: 3.800 millones de pesos que se transformaron en 5.200 millones.

Pero luego de la derrota del entonces presidente Mauricio Macri en las PASO, la devaluación y el “reperfilamiento”, el gobierno de Alberto Weretilneck decidió, con Agustín Domingo como ministro de Economía (que mañana cesará en su cargo), que la opción de las letras provinciales era mejor. “El objetivo era que los fondos del Castello no se desvaloricen y sean invertidos en títulos que tienen un rendimiento en condiciones de mercado”, dijo una fuente del gobierno.

Fueron primero 1.754 millones de pesos que el 15 de noviembre se transformaron en 2.444 millones. Y los 2.939 millones que vencen el 23 de abril de este año.

Este año, el gobierno planea gastar en los salarios de los tres poderes del Estado 35.000 millones de pesos (2.900 millones por mes, en promedio).
La decisión de renovar la suscripción de papeles de deuda del Estado, que necesariamente tendrá que emitir para renovar los que vencen, está en manos de la gobernadora Arabela Carreras y del próximo ministro de Economía, Luis Vaisberg.

Después de abril, el mes con mayores compromisos en materia de vencimiento de deuda será julio, cuando habrá que afrontar pagos por 2.788 millones de pesos o elaborar alternativas para renovar los papeles.
Según un informe oficial, el año pasado el Estado rionegrino pagó 2.000 millones de pesos de capital y 4.845 millones de intereses de la deuda (el 80% correspondió a títulos públicos).

El presupuesto 2020 le da al gobierno la autorización para “la emisión de instrumentos hasta la suma de 2.500 millones de pesos y/o su equivalente en dólares estadounidenses, para ser aplicados al pago de obligaciones del sector público”.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


El gobierno rionegrino se financia con los fondos del Plan Castello