El gobierno salió en pleno a descartar suba salarial

Tomada, Lavagna y Fernández reaccionaron tras el reclamo de la CGT.



El gobierno nacional negó ayer que esté analizando la posibilidad de conceder un aumento en los salarios para el sector privado como respuesta al pedido presentado por la CGT unificada al propio presidente Néstor Kirchner.

Esta posición fue expresada por los ministros de Trabajo, Carlos Tomada, y de Economía, Roberto Lavagna, y el jefe de Gabinete, Alberto Fernández.

“De ninguna manera”, fue la respuesta tajante expresada por Tomada respecto al trascendido periodístico que advierte sobre un estudio oficial de un incremento de 50 pesos para los haberes de los trabajadores privados.

En la misma línea, Roberto Lavagna señaló que una acción de este tipo “todavía no está planteada” en el Poder Ejecutivo, aunque consideró que “en algún momento” se va a discutir la posibilidad de una mejora en las remuneraciones.

A su criterio, una iniciativa de este tipo es “posible y deseable” porque “refuerza el círculo virtuoso” de crecimiento económico.

El jefe de Gabinete también desmintió durante la jornada que el Ejecutivo esté analizando un aumento salarial para los privados y tomó distancia de esta forma del pedido formulado por Hugo Moyano, Susana Rueda y Juan Carlos Lingieri, integrantes de la CGT unificada.

Al respecto, Alberto Fernández aclaró que en el seno del gobierno “no estamos analizando absolutamente nada parecido a eso”.

Lo expuesto por los funcionarios está vinculado al pedido presentado el viernes último -en la Casa Rosada- por la nueva conducción de la CGT unificada al presidente Néstor Kirchner para convocar al Consejo del Salario Mínimo Vital y Móvil con el objeto de aumentar “el poder adquisitivo de los trabajadores”.

En dicha oportunidad, los dirigentes gremiales le entregaron al jefe de Estado un documento en el que se reclamó un incremento en los haberes jubilatorios y en las asignaciones familiares, la convocatoria a paritarias del sector público y la incorporación de los 50 pesos no retributivos del sector privado a sus salarios.

Asimismo, Lavagna aseguró -por radio Del Plata- que “lo que dice Moyano (y demás dirigentes de la CGT) tiene bastante gracia, es normal”, pero indicó que “si uno concede a todo el mundo termina en el desorden más completo”.

De esta forma, el jefe del Palacio de Hacienda se refirió a las declaraciones realizada por Hugo Moyano, quien sostuvo que “por más resistencia que (Lavagna) ponga, si el presidente da la orden (de aumentar salarios) no tiene más que cumplirla”.

“En el caso particular de los salarios no he dicho absolutamente nada hasta este momento”, dijo Lavagna.

Afirmó que “la sociedad sabe” que “gobernar también requiere decir que no”, y criticó las “concesiones facilistas, voluntaristas o demagógicas”.

Agregó que “el tema no está todavía planteado a nivel de gobierno y hay que remitirse al comunicado escrito de (el Ministerio de) Trabajo hace más de siete de días, señalando que el tema todavía no estaba en discusión”.

(DyN y Télam)

Lavagna insiste en el “efecto piquetero”

El ministro de Economía, Roberto Lavagna, volvió a advertir ayer que si “no se remueven o resuelven” hechos de violencia como los ocurridos el viernes pasado con piqueteros y travestis frente a la Legislatura, en el “mediano” plazo “terminarán afectando decisiones económicas y sociales”.

Lavagna opinó que hechos de violencia como el ocurrido la semana pasada frente a la Legislatura, entre otros, “deben ser removidos, ser resueltos” en el “mediano plazo” porque advirtió que “si no, efectivamente terminan afectando decisiones de carácter económico y social”.

De esta forma, el jefe del Palacio de Hacienda se convirtió en el funcionario del gobierno nacional que mayor énfasis pone en las consecuencias de los diferentes hechos violentos sobre la economía.

También aseguró que con Kirchner trabaja “muy bien”, al negar versiones sobre supuestos cortocircuitos entre ambos, aunque admitió que “es bueno que seamos capaces de discutir” y que los intercambios de opiniones entre ambos “de alguna manera” resultan “beneficiosos”.

Por otra parte, negó versiones sobre relevos en su equipo al afirmar que “por el momento no hay cambios”.

Respondió así a una consulta sobre si es cierto que el secretario de Industria, Alberto Dumont, iría como embajador de Francia en lugar de Archibaldo Lanús, y que el viceministro Oscar Tangelson sería reemplazado por la titular del Banco Nación, Felisa Miceli. Al respecto, admitió que “en lo que tiene que ver con la Diplomacia, se ha discutido, pero no hay decisión del presidente ni del canciller (Rafael Bielsa) que esté tomada”. “No hay ningún cambio inminente ni mucho menos”, aseguró.


Comentarios


El gobierno salió en pleno a descartar suba salarial