El look millennial y elegante de una peluquería neuquina

En un edificio nuevo, un conocido peluquero invirtió para tener su local propio. Contrató a un estudio de arquitectura a fin de dotarlo de un interiorismo acorde a su gusto: elegante, masculino y muy moderno.



La pared con revestimiento tridimensional agrega profundidad e interes. (Foto César Izza)

El éxito en los negocios depende en mucho del olfato para detectar la oportunidad de introducir un cambio dentro de la tendencia. O lo que es lo mismo, apartarse de aquello que está de moda y abrir un nuevo camino.


Nada menos que ante esa demanda se encontraron dos profesionales de Neuquén que recibieron la misión de diseñar y ejecutar el interior y la imagen exterior del nuevo local perteneciente a un conocido peluquero de la ciudad.


“Partiendo de la premisa de diferenciarnos de las barberías existentes en el mercado, nos basamos en la luz como punto principal”, comienza diciendo la arquitecta Karina Laterza en su reseña conceptual de la obra.

Las luces contribuyen a subrayar la percepción de los distintos planos visuales. (Foto César Izza)


El interior sale al exterior –prosigue– y te invita a ser parte del mismo, “la intriga te lleva a querer acceder, despierta la curiosidad”.

“El concepto era modernidad-luz-espacios limpios-formas simples-líneas puras, que se entrelazan con colores monocromáticos que realzan las líneas".

Karina Laterza, arquitecta


Para la disposición de los espacios se partió de la premisa de sectorizar el local en áreas funcionales:
• Recibidor / espacios de espera / área de trabajo / áreas de lavado.
“En las primeras charlas con el comitente (el peluquero Néstor Casariego) se decidió que cada espacio tuviera su preponderancia y formara parte del todo.

En el frente del local, la misma sobriedad y minimalismo con que se trató el interior. (Foto César Izza)


“Al acceder al local se puede ver del lado derecho una pared tridimensional y desde allí se despega, por medio de la luz, el área de trabajo, espejos grandes para buscar amplitud y agrandar el espacio, darle mayor dimensión.


La decisión del mural en el área de espera fue en conjunto con el propietario para crear la sensación de estar en una atmósfera diferente, trasladar al cliente a Nueva York por medio de un enorme mural de 7 m x 3 m.


Según comentó al respecto el propietario del local, el mural hubo de ser encargado especialmente a Buenos Aires por sus dimensiones.

Sillones diseño Barcelona, clásicos y mullidos para el cliente que espera. (Foto César Izza)


El estilista señaló que quiso diferenciarse de la moda en auge, inspirada en las antiguas barberías. Prefirió decantarse por un estilo limpio y minimalista.

Los muebles

“Determinamos colocar sillones Barcelona en el espacio de espera –prosigue Karina en su reseña– porque creemos que es una reproducción del clásico ícono moderno, atemporal, con líneas simples y que se integra con la estética del mural”.


Un aspecto importante fue actualizar el logo de la marca ya que la regla de oro del estudio es la simplicidad , “cuanto más simple mejor, menos es más”.

En los tocadores, los cajones se despliegan lateralmente con sólo un toque de mano. (Foto César Izza)


“El logo para nosotras –enfatiza la arquitecta– es la forma de comunicarse en el mercado. Era importante que fuera adecuado al objeto, simple, original, fácil de recordar, perdurable”.


Por ello optaron por que el único color –fuera del monocromático presente en el proyecto– fuese el rojo, ubicado en la pared del fondo del local y resaltando por medio de fondo / figura el logo.

Las profesionales detrás del proyecto


La arquitecta Karina Laterza se graduó en la Universidad de Belgrano y desde sus comienzos profesionales se dedicó a proyectar edificios.
Entre la ciudad de Neuquén y la localidad de Añelo ya lleva realizados 14 edificios.
En los dos últimos años, el estudio fue mutando al sector de viviendas unifamiliares y locales comerciales.

Las profesionales que comparten la idea y realización. (Foto César Izza)


“Al ver que nos faltaba darle más detalles al interior –dice Karina– es que se sumó al estudio Guadalupe Braceras como diseñadora de interiores ya que ambas compartimos el mismo concepto de estética”.
Karina es oriunda de la ciudad de Buenos Aires y Guadalupe, de Rauch, en la provincia de Buenos Aires pero ambas profesionales (foto) se hallan radicadas en Neuquén desde el año 2005.


Comentarios


El look millennial y elegante de una peluquería neuquina