El ministro admitió que Río Negro no puede garantizar servicios esenciales

La devaluación lleva la deuda a 1.611 millones. Se necesitan 141 millones para gastos básicos.



Todo un contrapunto por fondos municipales y preferencias

Un consejo social asignará los planes laborales en Cipolletti

VIEDMA (AV).- Río Negro tiene una deuda de 1.226 millones. Ese pasivo supera los 1.600 millones de pesos con la devaluación. Estas precisiones abrumadoras fueron aportadas ayer por el ministro de Economía, José Luis Rodríguez, a la Legislatura. El funcionario advirtió que, por ahora, Río Negro no tiene el financiamiento de 141 millones para cumplir con sus servicios básicos del Estado.

Anoche continuaba la interpelación al ministro después de 14 horas de sesión. Sólo el funcionario ocupó seis horas y media en la apertura del informe. Cerca de las 21, medio centenar de personas intentaron un “cacerolazo” frente a la sede legislativa.

El debate derivó en varias interrupciones hasta que acordaron que cada bloque designaría a dos diputados para formular dos preguntas vinculadas con la media docena de temas establecidos.

Rodríguez se explayó -con muchos datos y solidez- en la cuestión financiera, abundando en informes de los recursos, gastos y envíos a municipios. En cambio, la exposición económica tuvo pocas precisiones. Ni hablar de la apurada recopilación para evaluación de las empresas públicas. Al cierre de la edición, ese marco empresarial no se había abordado en particular. Sólo se habían analizado las políticas económicas y los municipios.

Los mayores datos aportados por el ministro correspondieron a la cuestión de las finanzas públicas. Afirmó que a la provincia le faltarán 141 millones de financiamiento durante este año, considerando las proyecciones de 2001 y las perspectivas de 2002 de los recursos disponibles que tendrá la provincia. Pero la precisión más contundente y escalofriante correspondió a la deuda. Al 5 de noviembre de 2001 -fecha de corte para el canje-, el pasivo de Río Negro era de 1.226 millones de pesos. Además, la devaluación modifica ese monto -según comentó Rodríguez- y lo ubica en 1.176 millones si lo considera en dólares y en 1.611 millones si se lo transforma en pesos al cambio oficial.

Asimismo, el ministro insistió en el logro de un superávit primario desde el ejercicio 2000. El diputado del Frente Grande Guillermo Wood cuestionó ese argumento por ser “disfrazado” ya que la disponibilidad para bienes de capital se destinan a cubrir el déficit de gastos corrientes.

Wood inició la interpelación con un crítico y extenso análisis, en el cual calificó el informe como “muy flojo”. Habló de una “dualidad”, pues se anunció “la quiebra del Estado pero parece que se hizo todo bien”. Además, reiteró que “no hay voluntad y existe cobardía para recaudar” mientras hay “obsesión en el cierre de las cuentas fiscales”.

En su evaluación económica, Rodríguez enfatizó el despegue de las agencias de Desarrollo, con inversiones de más dos millones y 216 puestos de trabajo.

En ese aspecto, Wood calificó como útil ese instrumento pero lo consideró de bajo impacto en lo económico y laboral. Además, direccionó sus dudas al mecanismo de adjudicación de los créditos, pues “11 de los 15 proyectos -según él- fueron aprobados fuera de las normas”. Por eso, parte de la docena de preguntas del legislador transmitían sospechas en la asignación.

La cantidad de consultas de Wood originó la revisión del mecanismo. Al final, el ministro prometió respuestas por escrito, que se constituyó después en un permanente compromiso ante la mayoría de los interpelantes.

El diputado Sigifredo Ibañez preguntó en relación a la defensa de reintegros, subsidios y fondos para el sector frutícola, destacando la protección a los pequeños productores. Rodríguez no agregó datos aunque prometió otros por escrito.

Más adelante, el justicialista Oscar Díaz consultó cuánto se había invertido. El ministro dijo que 100 millones en el sector petrolero y ocho millones en la minería, recordando que hubiese sido mucho mayor con otro panorama nacional. Rodríguez prometió remitir precisiones del recupero del Fondo Industrial, que fue la segunda consulta de Díaz.

Conceptos centrales

* “Existe una virtual quiebra del sector público de Río Negro”.

* “Faltan definiciones nacionales entonces no se pueden hacer suposiciones ni futurología”. Reiteró su reparo por la oportunidad del informe. Habría “sido más fructífero en otro momento”.

* Anticipó que se advierte del gobierno nacional “un mayor rigor fiscal” sobre las provincias.

* La deuda pública al 5 de noviembre pasado ascendía a 1.226 millones.

* El déficit de 2001 fue de 86 millones. Este dato es un 60 por ciento inferior al mismo registro de 1995.

* El canje de la deudas bancarias -que posterga vencimientos de capital por tres años- alcanzó a 696 millones. No hay dato oficial de la operación de los títulos.

* Planteó un mayor esfuerzo en ajustes en los municipios. El déficit de la totalidad de las comunas entre 1993-1995 fue de 12 millones y entre 1997-1999 sólo se bajó a 11 millones.

* Según la proyección de Rodríguez, los recursos de libre disponibilidad para el 2002 determinan que en la provincia faltarán 141 millones porque no está esa financiación para los servicios esenciales.

* Río Negro tiene 14 agencias locales de desarrollo económico, con 198 directores públicos y privados.

* El Fondo para el Desarrollo Económico aprobó 23 de 103 proyectos presentados. El Estado otorgó 731.570 pesos y la inversión -con la contraparte privada- ascendió a 2.731.425 pesos. Permitió 216 puestos de trabajo.


Comentarios


El ministro admitió que Río Negro no puede garantizar servicios esenciales