El movimiento antiminero está dividido en Bariloche y hace dos protestas paralelas

Hay dos expresiones hoy, como cada 4 del mes. Unos estarán en el Centro Cívico con una radio abierta y otros en el Alto con una propuesta artística.

Partidos de izquierda buscan impulsar una ley contra la megaminería por iniciativa popular. Archivo

Partidos de izquierda buscan impulsar una ley contra la megaminería por iniciativa popular. Archivo

El movimiento de protesta contra la megaminería tiene fuerte presencia en toda la región y también en Bariloche, donde mañana volverá a haber movilizaciones, como el 4 de cada mes.

La particularidad en esta ciudad es que la convocatoria está desdoblada en dos, porque hace ya algunos meses surgió una división entre las organizaciones ambientalistas y los partidos políticos que participan de la campaña, que hasta ahora no lograron conciliar sus posturas.

La “asamblea antimegaminería Bariloche”, conformada por los partidos del Frente de Izquierda y algunos jóvenes “independientes”, realizarán una radio abierta a las 17 en el Centro Cívico, con el eje puesto en el rechazo a “los proyectos extractivistas” y el llamado a firmar la iniciativa popular que promueven para lograr en Río Negro una ley de prohibición de la minería metalífera.

En cambio, el “espacio asambleario autónomo de Río Negro”, nucleado en torno a la asociación ambientalista Piuké, convoca a partir de las 16 en la rotonda de Herman y Circunvalación, a la que rebautizaron “rotonda no a la mina”.

Allí habrá un festival artístico en el que se presentarán entre otros Mono Sapiens. Malditos Lunáticos, Leopoldo Caracoche, Marcelo Saccomano y Anahí Mariluan. La consigna convocante en este caso es “fuera mineras ¡ya! de Río Negro”.

Alejandro Yaniello, referente de Piuké, reconoció que las diferencias por ahora son insalvables y surgieron porque “los partidos de izquierda plantean el rechazo a la megaminería como parte de una estrategia electoral, más que otra cosa”. Dijo que antes realizaban las concentraciones de los días 4 en forma unificada, hasta que surgieron “rispideces” y prioridades distintas.

“Nos atacaron de manera agresiva, nos dijeron que trabajamos para las mineras -se lamentó Yaniello-. Además ellos están con lo de la iniciativa popular, que a nosotros no nos parece. Nos oponemos a las megamineras por la defensa del agua, por eso pedimos también que se garantice el acceso al agua en los barrios”. El lugar que eligen para sus protestas, en pleno corazón del Alto, también tiene que ver con ese planteo.

Yaniello dijo que en las convocatorias participan el Espacio de Articulación Mapuche, la Asamblea permanente por el agua de Allen, la Asociación Ecologica Regional de Roca y vecinos autoconvocados de los barrios Ojos de Agua y 2 de Abril.

El dirigente del Partido Obrero Facundo Britos dijo que las diferencias surgieron porque “Piuké planteaba que no participen partidos políticos”. Dijo que los partidos del FIT (el Partido Obrero, el PTS, Izquierda Socialista y el MST) tienen en marcha un trabajo político contra las megamineras en todo el país y acá confluyen con otros grupos ambientalistas, con los que acordaron que los actos “no se aparatean” y que los partidos concurren con identificaciones, pero “no con grandes banderas”.

Señaló que la iniciativa popular -para la que necesitan reunir 16.000 firmas en toda la provincia- busca promover “una ley contra la minería metalífera, que es superadora de la que derogó en 2011 el exgobernador Soria”. Se proponen frenar proyectos que ya están en marcha como Calcatreu y Amarillo Grande, para la extracción de uranio. Piuké también señaló el avance de este emprendimiento -en cercanías de Valcheta- como uno de las señales más preocupantes.

Para Britos, la división la precipitaron los que no quieren partidos políticos en las marchas y la consideró “una prohibición sin sentido”. Dijo que en otras provincias ese prejuicio no existe.

Aseguró que las convocatorias que realizan en el Centro Cívico “son un espacio en el que confluye mucha gente que no tiene que ver con ningún partido”. Señaló también que el lugar elegido es porque prefieren manifestarse “donde está el poder político” y si no van al Alto no es por indiferencia con los barrios. “Nos acusan de eso pero muchas de las personas que vienen al Centro Cívico viven en el Alto”, aseguró.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


El movimiento antiminero está dividido en Bariloche y hace dos protestas paralelas