El Municipio de Bariloche trata de saldar su vieja deuda

Negocia con AFIP y el Soyem, sus dos acreedores desde hace varias gestiones. Con proveedores corrientes mantiene demoras de 60 días en los pagos.



La Municipalidad negocia la deuda que mantiene desde hace varias gestiones de gobierno con la Administración Federal de Ingresos Público (AFIP) y el sindicato de los trabajadores municipales Soyem.

El total de la deuda con ambos organismos no fue revelada pero en el gobierno admiten que son los mayores acreedores de la comuna, de una deuda flotante que asciende a los $ 280 millones.

El secretario de Hacienda, Diego Quintana, dijo a “Río Negro” que mantiene dos líneas de diálogo por la deuda histórica con AFIP y Soyem, que data de hace más de 17 años y atravesó varias gestiones.

“Con AFIP no tenemos deuda corriente y en lo que respecta a lo histórico, lo estamos negociando en una ronda de conversaciones que tiene Nación con todos los municipios porque no somos la excepción”, dijo Quintana, que semanas atrás participó en Capital de reuniones por este tema, coordinadas por la Dirección de Asuntos Municipales que depende del Ministerio del Interior.

El funcionario explicó que la mayoría de la deuda con AFIP está vinculada a la no cancelación de aportes al sistema de seguridad social y retenciones del impuesto a las ganancias. “No es nada fácil, están todos los municipios del país en la misma situación”, admitió.

Con el gremio Soyem, Quintana espera firmar esta semana un “acta de liquidación” en la cual acordarán el valor de la deuda histórica.

“Estamos haciendo el reconocimiento del monto real que no es menor y en el que todas las partes pretendemos que se acerque más a la posición de cada uno. Una vez que conciliemos ese monto, vamos a analizar cómo abordarlo”, explicó el funcionario y enfatizó que en los aportes mensuales, no hay demoras.

En términos globales, la deuda flotante del Municipio hoy asciende a 280 millones de pesos, según estimó Quintana que al mismo tiempo valoró que el crecimiento es por debajo al índice inflacionario (el 2018 cerró en unos 250 millones de pesos). Con los proveedores corrientes, el Municipio mantiene una demora de 60 días de pago una vez emitida la factura, un tiempo que para el titular de Hacienda es prudente si se compara con otros organismos del Estado.

El nivel de deuda durante la gestión del intendente Gennuso logró ser reducida a la mitad, ya que en diciembre de 2015 recibió el Municipio con un pasivo de 519 millones de pesos.

En cifras

280
millones de pesos, la deuda flotante que la comuna negocia con los dos organismos.

Comentarios


El Municipio de Bariloche trata de saldar su vieja deuda