El orfebre mapuche que trabajó para el presidente

Realizó piezas de regalos protocolares para las provincias de  Neuquén, La Pampa, Río Negro, Chubut. También para Presidencia de la Nación y varias ciudades.



Gustavo Nawel ya recibió encargues de la Presidencia de la Nación y distintas provincias. Foto Florencia Salto

Gustavo Nawel ya recibió encargues de la Presidencia de la Nación y distintas provincias. Foto Florencia Salto

En un taller dentro de la feria municipal ubicada en el bajo neuquino, se realizan piezas de orfebrería que recorren el país y las principales ferias del mundo. Su creador es el artista mapuche Gustavo Nawel de 32 años que se dedica a crear estas figuras hace doce años. En sus años de oficio recibió encargos de Presidencia y provincias para el armado de regalos protocolares.

“Últimamente me he dedicado a que los regalos protocolares que realizo sean con diseño mapuche, que tengan una identidad, y que pueden llevar un mensaje de memoria de nuestra cultura originaria. Y me empecé a especializar estos años en lo que es joyería mapuche”, contó Gustavo Nawel. Las piezas que hizo para Nación, provincias y ciudades están relacionadas “con piezas mapuches, escudos o lapiceras, por ejemplo”, comentó.

Es una tarea completamente manual. Entre sus elementos más comunes para su labor están las sierras, martillo, sopletes, pinzas y lacres.

Trabaja con alpaca, cobre, plata, platino y titanio. Los materiales que usa en su taller los compra a granel.

“La orfebrería trabaja los metales que no son ferrosos. Puede ser en lo estético que es joyería, en utilitario (orfebrería), y después puede ser para mecánica en lo que es aeroespacial. Todo ese margen de trabajo comprende el trabajo del orfebre”, explicó Gustavo Nawel.

Su primer contacto con este mundo lo tuvo en un curso que hizo en el Centro de Formación Profesional N°9 . “Una vecina me dijo que daban un curso de joyería, me metí sin mucha expectativa pero desde el comienzo me apasionó el curso, y supe que iba a dedicarme a esto”, relató.

Desde hace siete años tiene su taller en calle Mazzoni al 500.

La mayoría de sus trabajos nacen a partir de un pedido de sus clientes:

“A veces el encargo no es la pieza sino para qué quiere usar la pieza. Ya sea en un regalo para quedar bien, para ser recordado, u otros requerimientos. Con eso que necesita con base a mi estilo de diseño realizo un proyecto donde va detallado el material que voy a usar, la forma y el tamaño de pieza, qué estuche y ahí los clientes eligen”, dijo.

Hace tres años dicta un curso de joyería en el Centro de Formación Profesional N°1 “no solo como un oficio sino como modo de vida”, resalta.

En la mañana da clases y desde el mediodía trabaja en su taller hasta las 20 .

El costo de una pieza va desde 500 pesos hasta miles de dólares. “Algunas demoran horas de trabajo, días, semana o un mes. Eso depende de la complejidad de la pieza y de los detalles. Puede ser un mes completo para una pieza con 8 horas de trabajo”, explicó.

Desde hace un tiempo empezó a trabajar en esculturas. “Tomo objetos de la cultura mapuche como un siquil y los amplió a un 2000 por ciento. Algo que mide 20 centímetros lo hago de 2 metros”, señaló. En su taller hace el diseño y fabricación. “Primero trabajo en una idea, la desarrolló, después recién la plasmo en papel y saco los cálculos técnicos del objeto que voy a realizar. Hay tanto de creatividad como de planificación de un objeto”, reveló.

Trabajos para exposiciones y reconocimiento internacional


El reconocimiento internacional del trabajo del orfebre neuquino llegó hace siete años de la mano de productos con una identidad regional patagónica y mapuche. Sus trabajos en 2016 estuvieron en la feria de Milán que es la exposición comercial más importante de Italia y una de las más relevantes del mundo.


“Las muestras que hago a nivel internacional son de joyería o de arte mapuche. Sobre todo en Milán en los momentos que fui requerido la fundamentación es que ellos ya tiene trabajos de calidad y los que siempre buscan es la particularidad de una identidad originaria de cada zona como es en este caso la mapuche”, explicó.


Uno de sus creaciones llegó hasta las manos del Papa Francisco. Una familia neuquina que viajaba a Roma quería llevar un regalo y le encargaron a Gustavo una pieza y armó un botón de oro (una flor que nace en la cordillera).


Sus piezas sutilmente fabricadas también ganaron concursos de joyería a nivel nacional en 2009 y 2010.


En un lugar muy especial dentro de su taller guarda un trarilonco de plata que fue una de sus piezas ganadoras de certámenes nacionales.
También expuso piezas de joyería y esculturas en una globa en la avenida 9 de Julio durante los festejos del Bicentenario.


En 2018 fue reconocido por el Senado con un diploma de honor por su aporte al Patrimonio Cultural Argentino y ese mismo año fue reconocido por la ciudad como Ciudadano Destacado.


Parte de sus trabajos recientemente se expusieron en el Concejo Deliberante de Neuquén. En 2017 hizo el rediseño y realización de la “Llave de la Ciudad” con motivo del Aniversario de la ciudad de Neuquén.


Comentarios


El orfebre mapuche que trabajó para el presidente