El Parque Nahuel Huapi preocupado por mantener los senderos

Desde la Intendencia del organismo informaron que finalizaron los trabajos en la zona de Playa Muñoz. Es clave el relevamiento permanente que hacen los guardaparques.



El sendero que conduce a Playa Muñoz rodeado de bosque.

El sendero que conduce a Playa Muñoz rodeado de bosque.

El Parque Nacional Nahuel Huapi (PNNH) tiene una red de senderos de unos 600 kilómetros, que caminan alrededor de 650 mil personas al año. Todo ese intenso movimiento genera un impacto ambiental y obliga a redoblar los esfuerzos para el mantenimiento de esa red, con recursos acotados.

Desde la Intendencia del Parque Nacional Nahuel Huapi informaron la semana pasada que finalizaron las tareas de rediseño y mejoras del último kilómetro del sendero a Playa Muñoz.

El coordinador del Sistema de Senderos de Montaña del PNNH, Ricardo Pereyra, explicó que tienen un cronograma de acciones de mantenimiento de senderos, que se elabora a partir de la información de los guardaparques, que hacen relevamientos permanente.

“A principios de año hacemos un informe con las prioridades que se establecen de acuerdo al uso del sendero”, indicó.

En ese plan de acción se definió priorizar los arreglos del sendero de Playa Muñoz, que es uno de los más transitados por los visitantes del área natural.

Pereyra sostuvo que advirtieron que el sendero tenía un mal diseño porque presentaba mucha pendiente.

Recordó que la pendiente ideal de un sendero de montaña “no puede superar el 5 por ciento de inclinación y el de Playa Muñoz superaba el 20 por ciento”.

Además, observaron que el agua, que se canaliza por el sendero, y el paso de los visitantes causaron mucha erosión, y eso “es muy dañino para las raíces de los árboles”. “Por eso, había muchas raíces visibles”, indicó.

Dijo que es un sendero que forma parte de la red del parque desde hace más de 50 años, pero es muy antiguo porque forma parte del camino de los Vuriloches. “También el perito Francisco Moreno pasó por ahí”, apuntó Pereyra.

Detalló que para reducir la inclinación del sendero, diseñaron una traza con muchos caracoles, lo que generó poca pendiente. “Y el sendero original lo tapamos con tierra para que no se transite por ese lado”, añadió.

Sostuvo que, por un lado, trabajaron con la mirada puesta en la protección ambiental y, por el otro, en la seguridad de los visitantes, porque es un circuito que recorren familias con chicos.

Puntualizó que el sendero original tenía unos 800 metros de longitud y con la nueva traza tiene unos 1600 metros por los caracoles, pero “es mucho más tranquilo”.

Consignó que es un sendero “que se usa mucho para rescatar personas accidentadas del Frey, ya sea escaladores o visitantes, porque allí espera una lancha para evacuarlos hacia Bariloche”.

Pereyra destacó que en los trabajos que se hicieron en el sendero de playa Muñoz no hubo que cortar árboles.

Dijo que fueron cinco veces hasta el lugar. Formaron parte del equipo de trabajo personal del departamento de Conservación, del área de uso público, brigadistas del ICE y guardaparques. “Todo el trabajo lo hizo personal de Parques y en este caso no hubo necesidad de materiales”.

Cambiaron el recorrido para no afectar áreas de mallines

El coordinador del Sistema de Senderos de Montaña del PNNH, Ricardo Pereyra, dijo que el objetivo del trabajo en los senderos desde el aspecto ambiental es tratar de evitar la erosión y el tránsito por los mallines, que son áreas delicadas. El otro objetivo es garantizar la seguridad de los visitantes.

Aseguró que hoy “prácticamente no tenemos senderos que crucen mallines”. Dijo que se trabajó en los tres años últimos en el Paso de las Nubes, en el sendero del arroyo Casalata y en la zona de la laguna Ilón.
“Son senderos de casi 15 kilómetros de largo que atravesaban dos o tres kilómetros de mallines y eso se sacó porque se cambiaron el diseño del sendero en esos sectores”, indicó Pereyra.

Además, informó que como parte de los trabajos de mantenimiento repararon para esta temporada de verano dos puentes colgantes que estaban destrozados.

Una de las nuevas estructuras se montó en el circuito Paso de las Nubes y la otra en el acceso a la Laguna Ilón en Pampa Linda.

Destacó que el puente colgante o pasarela que ubicó en el Paseo de las Nubes se terminó de montar para esta temporada estival 2019.

La estructura metálica la hizo una empresa de Bariloche y demandó una inversión de alrededor de 800 mil pesos del presupuesto del año pasado.

Fue una tarea difícil porque hubo que trasladar todos los materiales caminando porque no pueden acceder camiones a ese sitio del área natural.

Dijo que el otro puente colgante, que se emplazó en el acceso a la laguna Ilón, tuvo un costo menor. También lo construyó una empresa local.


Comentarios


El Parque Nahuel Huapi preocupado por mantener los senderos