El sanador del Santo

“Estamos en una situación límite, con el respirador puesto”. Lo dijo Caruso Lombardi, que ya camina en Boedo.





fútbol de AFA

DyN

Con aire de predicador. Como si su figura fuera la luz misma entre tanta oscuridad generada por años de negligencia dirigencial. Como si fuera un enviado que viene desde el más allá a salvar al Santo que está a punto de caer en la hoguera de su propia desidia.

A Caruso Lombardi sólo le faltó juntar las palmas de las manos para terminar de cerrar esa especie de poder divino que le ha cargado la dirigencia de San Lorenzo a sus condiciones como entrenador. Vaya paradoja, un manosanta para el Santo.

Además la CD cree que han dado con la persona exacta para poner las cosas en orden puertas adentro. “Caruso es la persona indicada para manejar el vestuario. Sabemos que los jugadores no se llevan bien”, reconoció el presidente de la entidad Carlos Abdo.

Y esta claro que toda esta puesta en escena no es culpa del inefable entrenador. Caruso sólo saca provecho de la desesperación provocada por una sucesión de dirigentes que han llevado al Ciclón a esta tormenta imperfecta. Mientras, el DT fabrica frases antes de que la verdad se vea en la cancha.

“Yo soy el capataz, los jugadores son obreros y hay que hacer un edificio en doce fechas”, tiró ayer Caruso antes de la presentación. “La mayoría de los jugadores (de Quilmes) opinan que esto es una oportunidad y que no puedo dejarla pasar”, sostuvo, y confesó que Aníbal Fernández, presidente del Cervecero, también le dijo que no desaproveche semejante llamado.

Caruso Lombardi arribó ayer al estadio Pedro Bidegain cerca de las 15. A esa hora comenzaba su primer entrenamiento en San Lorenzo, pero antes hubo una charla. El DT se encerró en el vestuario junto a sus nuevos jugadores y hablaron durante más de una hora. Luego comenzó la práctica, que se desarrolló a puertas cerradas en la cancha auxiliar del estadio. Allí, hubo fútbol reducido, dejando para hoy la práctica formal de fútbol.

Tras la presentación, Caruso reconoció que llegó en una “situación límite” y que tiene “once fechas para dejarlo en Primera. La responsabilidad la tendrán los jugadores grandes ya que no es momento para los jóvenes”.

Caruso Lombardi, en su primer día en el Bajo Flores. Antes de la práctica habló una hora con los jugadores.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
El sanador del Santo