El tumor de Lula “no se ve más”

Lo indicó su médico oncólogo, quien aclaró que esto no significa que ya esté curado. Aseguró que para tener plena seguridad de que el tumor desapareció habrá que aguardar el resultado de una endoscopía, que se le realizará luego de que concluya con el tratamiento de radioterapia.

#

Foto: AP

Brasil

El tumor que se le detectó en la laringe al ex presidente brasileño Luiz Lula da Silva “no se ve más”, afirmó su médico, el oncólogo Artur Katz, pero aclaró que eso no significa que ya esté curado y que debe seguir internado por precaución.

En declaraciones publicadas hoy en el sitio web del diario Folha de Sao Paulo, Katz precisó que la desaparición del tumor fue constatada ayer sábado, en una tomografía que se le practicó al ex mandatario.

Lula fue internado ayer con síntomas de fatiga y pérdida de apetito en el hospital Sirio Libanés, de San Pablo, donde se trata del cáncer desde que se le detectara en octubre pasado.

La evaluación médica constató que tenía la laringe y el esófago inflamados como producto del tratamiento de radioterapia a que está siendo sometido para combatir el cáncer, informó la agencia noticiosa estatal ABR.

El ex mandatario, de 67 años, también tenía accesos de tos, pero no tiene infección en los pulmones y “desde el punto de vista tomográfico, no se ve más el tumor”, explicó Katz, según reportó la agencia de noticias DPA.

El médico resaltó, sin embargo, que para tener plena seguridad de que el tumor efectivamente desapareció, habrá que aguardar el resultado de una endoscopía, que será realizada entre cuatro y seis semanas después de que Lula termine con el tratamiento de radioterapia, cuya última sesión está prevista para el viernes próximo.

La endoscopía “es el mejor examen para evaluar eso” porque “la tomografía puede no detectar células cancerígenas”, explicó el oncólogo, quien destacó que de cualquier manera “se trata de una buena noticia”.

“Nos deja más confiados y muestra que estamos en el camino correcto”, señaló y agregó que los médicos afirman que un paciente está curado después de que pasan cinco años sin que la enfermedad regrese.

El fundador del Partido de los Trabajadores (PT) deberá permanecer internado y proseguirá el tratamiento con radioterapia mañana lunes, tal como estaba previsto. El equipo médico que lo atiende aconseja que permanezca internado hasta que finalice el tratamiento con radioterapia.

“Vamos a evaluarlo en el día a día y ver cómo se siente; ahora aún no está en el pico de esa inflamación (en la garganta) y sufrirá un poco más de molestias; eso es normal para todos los pacientes”, indicó una fuente médica citada por Folha.

Un boletín médico divulgado ayer reportó que el estado de salud de Lula era bueno y no hacía falta modificar el tratamiento que recibe contra el cáncer.

En los últimos días, el efecto de la radioterapia impidió al ex mandatario acudir normalmente a su oficina en el Instituto Lula, en San Pablo.

Tampoco pudo estar presente el viernes en la celebración del 32do. aniversario del Partido de los Trabajadores fundado por él.

Lula fue sometido en diciembre a un tratamiento de quimioterapia, a cuyo término se anunció que el tumor se había reducido en 75 por ciento, y poco después comenzó a recibir aplicaciones de radioterapia.

Télam.-


Comentarios


El tumor de Lula “no se ve más”