Logo Rio Negro

El túnel, una nueva modalidad de fuga en el Penal 1

Los internos rompieron el piso de hormigón de 20 cm de espesor y después cavaron tres metros para llegar al patio.





Policiales

Las nuevas fugas del Penal N°1 de esta capital generan cada vez más dudas. Esta es la primera vez que se logra una evasión de esta unidad carcelaria a través de un túnel. En tanto se refuerzan los operativos de búsqueda, hasta ahora, sin resultados.

La Policía no descartaba que alguno de los evadidos -Luciano Carriqueo, Pablo Daniel Morales Montenegro, Benito Aurelio Canullán y Heriberto Miguel- aún permaneciera en Viedma. Por esta razón fue reforzado el personal policial en un par de barrios, teniendo en cuenta que el primero de ellos es oriundo de esta capital.

Según se supo los cuatro cumplían condenas y compartían la misma celda, ubicada en la planta baja del sector más nuevo del penal y construído para albergar a condenados.

Los cuatro habrían sido incluidos en el último recuento del miércoles realizado antes de las 21, mientras que las ausencias fueron advertidas a las 8 del jueves.

Esta estructura tiene 48 celdas en total: 12 en línea e igual cantidad enfrentadas tanto en la planta baja como en el primer piso. Una especie de puente elevado ubicado en el medio de esas dos plantas permite la circulación interna y la visión hacia todas las celdas y las exclusas que las anteceden.

Se supone que esa visión abierta es, justamente, para que el control sea más efectivo. Lo cierto es que la celda ocupada por los cuatro evadidos sería la primera del sector derecho de la planta baja.

El túnel en cuestión implicó que el trabajo comenzara por romper el contrapiso de hormigón de unos 20 cm de espesor hasta llegar a la tierra y cavar casi tres metros hasta llegar al patio y de allí el cerco perimetral de alambre tejido que se supone fue lo más fácil de preparar para la huida. Una vez que se lo atraviesa el campo circundante está a disposición. Además no se descarta un apoyo externo.

Las dudas sobre la imposibilidad de advertir una maniobra de estas características aparecen como invevitables, empezando por la rotura del hormigón que no pudo ser silenciosa ni simple de ocultar lo que se retiraba. Lo mismo debió ocurrir con la cantidad de tierra que debió ser retirada para cavar el túnel que hasta atravesó una vereda de cemento entre el muro de la estructura y el patio.

Un trabajo de estas características sin herramientas que agilicen la tarea como palas u otras de mayor dimensión son impensados para pocos días y mucho menos para no ser advertidos por los controles.

Por otra parte, se pudo establecer que la boca de salida del túnel queda en perspectiva, por lo menos, de uno de los puestos de control en altura donde se supone permanece una custodia permanente.

DeViedma


Temas

Viedma

Comentarios


Seguí Leyendo

Logo Rio Negro
El túnel, una nueva modalidad de fuga en el Penal 1