Empezó el “sprint” por la candidatura en el PJ

Del Bello dice que no le reza al altar del mercado.Larreguy en la Línea Sur y masivo acto de Soria.



Con la mira puesta en el domingo 17, día de las elecciones internas, los tres precandidatos del PJ a la gobernación de Río Negro comenzaron a jugar sus últimas cartas y a sacarles lustre a sus promesas.

Carlos Soria estuvo en Bariloche comprometiéndose a dar prioridad absoluta a la educación, la salud y la justicia.

Juan Carlos del Bello, en Cipolletti, denunció su voluntad de imponer una “drástica reforma tributaria” para aumentar la disponibilidad de recursos de la provincia.

Por su parte, Carlos Larreguy cerró su campaña en la Región Sur recorriendo esas poceadas y solitarias rutas con su proyecto de ordenar las políticas sociales a partir de una base única de beneficiarios.

Pero aún con el vértigo de los últimos días, Soria sigue siendo el único que se le anima a los actos masivos. En la noche del viernes logró reunir aproximadamente 2.000 seguidores en el gimnasio de Bomberos de Bariloche, donde se presentó una vez más como el hombre indicado para poner fin a las dos décadas de hegemonía radical.

Una de sus estrategias de campaña es precisamente saltear cualquier crítica a sus oponentes en la interna y concentrarse en fustigar al gobernador Pablo Verani y a sus antecesores. En su discurso de Bomberos también sumó a la bolsa a los aspirantes a gobernar la provincia por la UCR (Bautista Mendioroz y Miguel Saiz, y el del Frente Grande, Julio Arriaga) asegurando que “pertenecen al club que fundió la provincia”.

Prometió trabajar para “cambiar la historia” en Río Negro e insistió en que los pilares de su gestión -si llega al máximo sillón de Viedma- serán la atención de la salud, la educación y la justicia.

Sin embargo no ofreció precisiones sobre su programa de gobierno ni habló sobre las medidas que impulsará en materia turística, una de las preocupaciones centrales en Bariloche.

En el acto del viernes del ex titular de la SIDE estuvo acompañado por su candidato a diputado Osvaldo Nemirovsci, los dirigentes locales Juan Bolonci, Ester Acuña y Jorge Lagos y también los ediles del PPR Andrea Casal y Claudio Lueiro.

Los organizadores juraron que había 2.500 personas en el gimnasio, aunque las gradas no estuvieron “a full”. Sobró casi la tercera parte de las viandas, de modo que no fueron pocos los que faltaron a la cita.

Soria fue el único orador y subió a la tribuna luego de la proyección de un video que ilustró sobre las presidencias peronistas y la trayectoria del candidato. Claro que el guión repasó en detalle los gobiernos de Perón, pero se cortó abruptamente luego de una imagen del Menem con patillas fundiendo a un escudo peronista.

En su paso por Cipolletti, Del Bello optó por hacer campaña con un largo maratón de prensa en el que dijo tenerse “toda la fe del mundo” para llegar a la gobernación.

Atacó a Soria por haber desoído el convite a debatir públicamente sus respectivos planes de gobierno, y exhortó a los independientes a que se acerquen a votar, convencido de que en esas urnas puede sacarles ventaja a sus competidores.

A la hora de las propuestas señaló la necesidad de “aumentar significativamente los ingresos” del Estado provincial. “No hay forma de levantar la educación, la salud, la seguridad y la justicia, ni alentar la producción y fomentar el empleo si no se cuenta con una mínima masa crítica de recursos”.

Al igual que Soria, eligió alejarse del perfil que durante años privilegió el menemismo (del que ambos fueron parte) y aseguró que el Estado “debe ser activo y capaz de alentar a la producción”.

“Nosotros no le rezamos al altar del mercado”, enfatizó Del Bello. Acto seguido, se comprometió a sanear el Estado, pagar en término los salarios y luego “gradualmente” devolver los descuentos practicados por Verani.

El que no se sube al tren de descalificar las recetas menemistas es Larreguy, quien prefiere cuestionar con dureza al gobierno radical y prometer también una reforma profunda en el manejo de los planes sociales.

En su visita a la Línea Sur anunció que realizará un censo en las zonas identificadas como “vulnerables y desprotegidas” y luego cruzará esos datos con los de los actuales beneficiarios, para establecer una base única de datos. Ese listado será de consulta “libre, pública y gratuita”.

A lo largo de este final de campaña Larreguy acentuó su discurso destinado a prometer la jerarquización de los municipios. Así, aseguró que “ni bien asuma como gobernador de la provincia, comenzaremos a trabajar para que en poco tiempo estemos en condiciones de liquidar diariamente a las comunas la coparticipación de impuestos provinciales, sin crear organismos para ese fin, sólo buscando eficiencia en los existentes”.

Aferrados a sus consignas emblemáticas, cada uno de los precandidatos encarará desde hoy la última semana de campaña con la idea fija de festejar el domingo próximo y tener el lunes al partido en pleno encolumnado detrás suyo.

Un requisito indispensable si se aspira a ganar la general. (AB/AC)

Si llega a gobernador, Arriaga creará una agencia para el desarrollo

CIPOLLETTI (AC).- De llegar a gobernador, el líder del Frente Grande, Julio Arriaga, creará una agencia de desarrollo destinada a reactivar la economía de la provincia.

Lo dijo ayer, al quedar oficializada la coalición “Encuentro para todos los rionegrinos”, fuerza electoral vertebrada por el Frente Grande. Durante el encuentro también se legitimó la candidatura a vice de Graciela Di Biase.

Todo sucedió ante 300 dirigentes y militantes, con los cuales se analizaron aspectos básicos de la plataforma electoral que se pondrá en marcha si el nucleamiento llega al gobierno.

Para Arriaga, la recuperación de la provincia requiere de dos medidas clave.

Primero: reordenar los recursos priorizando la salud, la educación y la seguridad. “Hay que cortar de raíz todo lo que se está gastando de más y poner esos fondos en los hospitales, las escuelas y en seguridad”, precisó. Asegura que tendrá disponibles, desde el vamos, 25 millones de pesos, que logrará con ese reordenamiento y una reformulación de las empresas del Estado “que sólo tienen directores y síndicos y no hacen nada”. Les inyectará 15 millones a los hospitales, 5 millones a las escuelas y los 5 restantes a la Policía.

Segundo, un firme perfil de desarrollo y un apoyo a la producción. En función de ese objetivo Arriaga dijo que cuando sea gobernador creará una agencia de desarrollo que tome contacto con todas las empresas privadas de la provincia “para empezar de cero” a dinamizar la economía rionegrina. “La agencia debe conocer puntualmente cuáles son los productos exportables y luego promover el “asociativismo”, para que los productores se asocien, se unan y vendan al exterior”, sentenció Arriaga.

El financiamiento con el que se manejará esta agencia “surgirá de créditos internacionales para el desarrollo y de fondos creados por el Estado exclusivamente para fomentar a las actividades productivas, con apoyo de Nación, como sucede ahora con los microemprendimientos en la comuna cipoleña”, dijo el candidato a gobernador de “Encuentro para todos los rionegrinos”. “El Estado debe acompañar con mucho énfasis al productor y facilitarle el camino para que coloque sus productos -manzanas, peras, lanas, pollos y demás- en los diferentes mercados del mundo”, sostuvo.

En el plano de la contienda electoral, Arriaga sindicó a sus adversarios, la UCR y el PJ, y colocó al “Encuentro” por encima de las dos opciones: “de los radicales porque dejaron la provincia en la actual situación, y de los peronistas porque siempre hablaron mucho, solamente ocuparon puestos legislativos y no tienen ni idea de lo que son funciones ejecutivas”, precisó Arriaga en el marco de un sostenido aplauso de sus dirigentes y militantes.

La oficialización del “Encuentro” -que en la práctica ya era un hecho- se hizo entre el Frente Grande, que preside Alberto Weretilneck, y el Partido Demócrata Progresista, con Francisco Castro como titular.


Comentarios


Empezó el "sprint" por la candidatura en el PJ