En Añelo se oponen al relevamiento indígena en Vaca Muerta

En un escrito, propietarios y empresarios, sostuvieron que la ley establece que el relevamiento es para las comunidades reconocidas hasta antes de 2006 y que, para ese entonces, no estaban en la zona petrolera.





La semana pasada, el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI) y el gobierno de Neuquén firmaron un convenio para poner en marcha el relevamiento territorial previsto en la ley 26.160.  Este acuerdo generó el repudió de un grupo de vecinos de Añelo que solicitaron al gobierno provincial que «se realicen los relevamientos territoriales a aquellas comunidades reconocidas antes del año 2006, y dado que a esa fecha no existían en nuestro departamento pedimos que no se realicen relevamientos territoriales en el Departamento de Añelo».

En el escrito los vecinos expresaron que según la ley 26160 el relevamiento incluye las comunidades originarias reconocidas hasta el año 2006. Al respecto, dijeron que en el departamento de Añelo «antes de Vaca Muerta no existian las comunidades mapuches» pero que luego del 2013  «nacen como hongos justamente debajo de los nuevos pozos de petróleo».

Y agregaron: «Es claro el engaño. Así y todo, mediante acciones extorsivas, algunas de ellas hasta han conseguido personería jurídica que usan como carnet que los habilita a delinquir y violentar».

El acuerdo que firmó la Provincia con Nación contó con la conformidad de los seis Consejos Zonales de la Confederación Mapuche de Neuquén.

En la nota dirigida al gobernador Omar Gutiérrez sostuvieron que «como neuquinos somos respetuosos de las genuinas comunidades mapuches. Del mapuche heredamos parte de su cultura, toponimia e historia» pero indicaron que no aceptan «aquellos oportunistas que simulan lo que no son y pretenden quedarse con el fruto del trabajo de tres o cuatro generaciones».

Remarcaron en la nota que desde 2012 el desarrollo petrolero de Vaca Muerta trajo puntos positivos a la provincia pero también nuevos conflictos. 

«Uno de ellos, quizás el más grave, por intereses políticos y económicos, fue fomentado precisamente por la Confederación Mapuche, que buscó, y logró, convencer a pobladores criollos de realizar violentos reclamos y tomas de tierras de propiedad privada o de legitima posesión amparándose en la farsa de ser comunidades ancestrales. Actos de tal violencia que no dudan de valerse de armas y amenazas de todo tipo. Roturas y robos de alambrados y tranqueras, impidiendo los trabajos habituales y de adelantos. A la fecha, hay propiedades privadas usurpadas con órdenes judiciales de desalojo o de no ingresar o de no innovar», manifestaron los vecinos de Añelo.


Comentarios


Seguí Leyendo

En Añelo se oponen al relevamiento indígena en Vaca Muerta