Jardín: diez árboles para sumar color y diseño

La paisajista de Regina, Agustina Kreff, del Mercado de Plantas, nos comparte y asesora sobre las especies ideales para parques y áreas amplias. Los consejos para cuidarlos y que crezcan de la mejor forma.





Elegir correctamente las plantas y su ubicación es un tema primordial cada vez que se quiera diseñar un jardín, sea en un espacio verde, en patios amplios y grandes o en parques.


En agosto aún estamos a tiempo de darle forma, incorporar especies nuevas y cambiar de lugar o trasplantar las diferentes plantas. Y si se trata de adquirir plantas para un proyecto o diseño nuevo, nunca debemos dejar pasar un dato más que necesario: tener en cuenta el tamaño de las plantas elegidas en su estado de adultez. Esto nos evitará muchos problemas en el futuro.

Además, debemos considerar la superficie disponible del área para el buen desarrollo de la planta elegida, además de las condiciones a la que se expondrá.

La paisajista Agustina Kreff, del Mercado de Plantas de Regina, recomienda estas diez especies de árboles para saber elegir cual es el más conveniente y adecuado a cada proyecto de diseño. Según la profesional, son “muy llamativos para parques o espacios verdes, por sus tonalidades que ofrecen en las diferentes épocas del año y alcanzando su máximo esplendor en otoño”.

“Agosto es un buen mes para plantarlos, ya que tienen menos actividad por las bajas temperaturas”, afirma; “y además son ideales para parques y jardines amplios”. Al momento de plantar un árbol hay que tener en cuenta el tamaño final, para darle lugar y calcular la distancia entre uno y otro. Por esa razón la experta aconseja siempre, a la hora de elegir especies, tomarse la tarea de investigar y pedir asesoramiento para comprar y llevar el indicado. A eso, la experta sumó que “la constancia en la poda en la época invernal mantendrá el tamaño adecuado que se requiera”. Si bien estas especies pueden crecer en nuestra zona como máximo alrededor de los 10 metros, en general se mantienen entre los 5 metros, por lo que muchos deciden mantenerlos en macetones para la decoración y control de crecimiento.


Las opciones para los parques



Liquidambar: “Es uno de los árboles caducifolios más decorativos”, asegura la joven, “ya que sus hojas con forma de arce ofrecen una de las más vistosas tonalidades otoñales de color”. Tiene un porte piramidal o cónico, y su follaje adquiere en otoño los colores de la gama de los amarillos, rojos y burdeos. “Siempre que reciban abundante sol, los primeros dos o tres años son de crecimiento lento, y luego comienza a crecer rápidamente”, señaló.

Ginkgo biloba: Esta especie originaria de China, donde se considera “árbol sagrado”, es caducifolio, muy longevo, de porte erguido en su juventud y paulatinamente se vuelve más extendido con los años. Son arboles dioicos, es decir, los sexos se dan en ejemplares separados. “Esto es importante a la hora de comprar un gingko” asegura Agustina, porque las hembras producen un fruto con un olor muy desagradable al madurar. “Los ejemplares masculinos tienden a ser más altos que los femeninos y necesitan abundante luz solar”, afirma; y agrega que las hojas tienen forma de abanico y en verano presentan un color verde muy atractivo, mientras que en otoño se torna de un espléndido color dorado.

Eucalipto medicinal: Su nombre científico es “Eucalyptus cinérea”. Es un árbol perenne de “tamaño mediano a grande, con corteza rugosa, fibrosa y persistente”, describió la experta. Esta especie de árboles perennifolios alcanza hasta 16 metros de porte, requiere de baja a mediana humedad y es de exposición a pleno sol, resistente a todo tipo de suelos y soporta condiciones de sequía. “El eucalipto posee hojas de forma ovada, plateadas y muy aromáticas”, acotó.

Acacia baileyana rubra: Se trata de un árbol perenne muy interesante. Según la paisajista esta especie pertenece a uno de los grupos más diversos de árboles que existe en el mundo: la acacia. “Su mayor atractivo son las hojas de color gris azulado, con todos sus brotes de un bello color purpura, que forma un contraste muy llamativo”, comentó Kreff y además señaló que su intensa floración en primavera es de color “amarillo cobrizo”. Esta especie es de rápido crecimiento y requiere abundante luz solar para su desarrollo. Crece en todo tipo de suelos y tiene un plus particular: es resistente a las heladas.

El fresno rojo, uno de los que brindan mucha variedad de color.


Tilo: Este árbol tan hermoso se denomina científicamente como “Tilia platyphyllos scop”. Se trata de un árbol caduco de gran porte, con una copa con forma globosa y es una especie muy longeva. Es ideal para un espacio amplio aportando sombra. Sus hojas son grandes, con bordes aserrados. El haz es verde oscuro y el envés más claro, con las flores blancas y muy perfumadas, las cuales poseen propiedades relajantes y es muy utilizada para calmar la ansiedad y combatir el insomnio. “Un hermoso árbol de sombra para disfrutar”, afirmó.

Crespón: También conocido como “árbol de Júpiter”, es de porte chico y caducifolio. Su nombre científico es “Lagerstroemia indica”, y su altura habitual ronda entre 2 a 8 metros. Su tronco muy decorativo con corteza lisa color café y retorcido con copa redondeada. “Lo mas llamativo es su floración de verano”, dice Agustina, porque son de distintas tonalidades de rosa. Aparecen en inflorescencias densas por esa razón es muy empleado como “árbol ornamental” aislado o en grupos, por su bella floración veraniega. Kreff aconseja ubicar el árbol de Júpiter a pleno sol. También es apto para macetas grandes adornando galerías, caminos o halls.

Abedul: El hermoso e incomparable “Betula alba”, también llamado “Abedul blanco”, es un árbol caduco muy decorativo por su corteza que se desprende en tiras, con su forma irregular algo pendular y su follaje amarillo en otoño. “Es de crecimiento rápido al principio, volviéndose mas lento con los años”, explicó. Este árbol sin dudas es uno de los más bonitos y es exigente en agua, y no soporta los periodos de sequía veraniegos. Sin embargo, soporta heladas.

Fresno rojo: Se trata del bello “Fraxinus oxyacarpa raywood”. Suele alcanzar una altura habitual de 8 a 12 metros y se trata de un árbol caducifolio con copa redondeada. Sus hojas se vuelven rojas brillantes en otoño y es muy resistente al sol del verano de nuestra región y también a las heladas invernales. Resiste todo tipo de suelos. “Es un árbol muy utilizado para parques y veredas”, señaló la experta.

La acacia tiene distintas variedades en sus flores, algo que nos permite combinar colores en nuestros espacios verdes.


Arce japonés: Conocido también como “Acer palmatum”, se trata de un árbol pequeño o arbusto de hoja caduca, muy decorativos por la elegancia y coloraciones de sus hojas, en rojo púrpura transparente en primavera, más tenue en verano y volviéndose rojo violáceo en otoño. Esta belleza es de crecimiento lento y se desarrolla mejor a media sombra, que a pleno sol, aseguró la experta, quién además agregó que “para este arbusto es conveniente buscar un rincón sombrío y húmedo”, además de tratarse de “una especie exigente en cuanto al terreno, el cual debe ser fresco, húmedo y no calcáreo”.

Rhus typhina: Esta especie es nativa de Norteamérica y es muy ornamental ya que se trata de un árbol de porte chico a mediano, que puede llegar a los 10 metros de altura, con uno o varios troncos y una ramificación escasa y abierta. Las hojas caducas son de gran tamaño y en las semanas otoñales, previas a su caída, adquieren tonalidades amarillentas, rojas o anaranjadas ofreciendo un espectáculo único, ante la vista del ser humano.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Jardín: diez árboles para sumar color y diseño