En El Bolsón se multiplican las quejas por el saneamiento, a la espera de una nueva obra

Denuncian que la planta depuradora de líquidos cloacales de El Bolsón genera el vuelco periódico de líquidos crudos en el arroyo Quemquemtreu. Fue diseñada para 15.000 personas, cuando se estiman 40 mil habitantes en El Bolsón hoy.





La planta depuradora de líquidos cloacales de El Bolsón quedó superada por la demanda hace ya largo tiempo. A pesar de algunas mejoras parciales no da abasto y genera el vuelco periódico de líquidos crudos en el arroyo Quemquemtreu, que terminan en el río Azul y de allí en el lago Puelo.

El mal funcionamiento del sistema provoca las quejas recurrentes de los pobladores que viven a pocos metros de la planta y también han motivado la presentación de un recurso judicial por parte del gobierno de Chubut.

La operación está a cargo de la empresa provincial Arsa, que admitió los problemas y comunicó que existe un “plan director” en el que está prevista la construcción de una nueva planta depuradora para atender una población de 40 mil habitantes (más del doble que la actual), pero todavía no tiene financiamiento asegurado.

El secretario de Obras Públicas del municipio, Enrique Ibarra, reconoció que la insuficiencia del sistema de saneamiento “es muy preocupante”. Dijo que el proyecto de infraestructura para resolver ese déficit y atender un crecimiento proyectado“ a 50 años” tiene un costo de 1.500 millones de pesos y confía en que quede incluido en el próximo presupuesto nacional.

El concejal del Frente de Todos Roberto Rinaldi se hizo eco de los reclamos vecinales y formuló pedidos de informes al Ejecutivo municipal que generaron respuestas “escuetas” o directamente no fueron contestados. “Los vecinos que viven alrededor de la planta sufren con los desperdicios y también con los olores”, manifestó.

La planta está ubicada al sur de El Bolsón a metros del paralelo 42, que marca el límite interprovincial. Según Rinaldi, la planta fue diseñada para 15.000 personas, cuando hoy El Bolsón “tiene cerca de 40 mil habitantes”. Señaló que es un problema “conocido y de larga data”, sin solución a la vista.

El jefe de Arsa El Bolsón, Lisandro Báez, dijo que la ampliación de la planta y de la red troncal de cloacas “están contempladas en el plan director” y la provincia hoy tiene esa obra “primera en la lista”, luego de ejecutar otras que tenían mayor prioridad como Catriel y Las Grutas.

“La planta funciona correctamente y se trata el 100% del efluente que ingresa”, dijo Báez. Pero admitió que se sale de régimen cuando llueve, porque El Bolsón no tiene desagües pluviales y esos líquidos también terminan en las cloacas.
Según el funcionario, los vecinos más perjudicados son los que viven “a 10 metros” del punto de vuelco y no estaban cuando se inauguró la planta, hace 25 años. Entendió que no es aconsejable que exista población tan cerca de un complejo de ese tipo, porque “siempre hay algún tipo de olor”. Y ese tema debería ser resuelto por el municipio.

Báez dijo que en las oficinas de Arsa siempre están dispuestos a recibir los reclamos y buscar soluciones. Sobre los planteos judiciales de Chubut señaló que no tenían “ningún fundamento técnico” y que quedó demostrado que la contaminación atribuida a la planta a su cargo “en realidad provenía del matadero cercano”.

Avatares de la obra

Ibarra dijo que la nueva planta proyectada demandaría 1.500 millones de pesos «y la única forma de hacerla es con fondos nacionales, y atada a un crédito del banco Mundial”.

Aseguró que “ya estuvo dos veces en el presupuesto, tanto en el gobierno de Macri como en el actual, pero no quedó”. Según Ibarra, desde que asumió el intendente Bruno Pogliano insistien con el pedido ante los gobiernos provincial y nacional.

El secretario explicó que el área urbana que hoy tiene clacas es muy limitada y “no supera los 10 ó 12 mil usuarios”. Es imposible ampliar la cobertura hasta que no se haga la nueva planta.

Señaló también que cuando hay muchas precipitaciones las cámaras ubicadas en distintos puntos de la ciudad “vuelcan aguas servidas” a la vía pública. Y que en la planta, cada tanto, abren las compuertas y liberan el efluente al arroyo, porque no hay capacidad de tratamiento.

Dijo que la nueva planta es el proyecto de infraestructura más importante que hoy tienen por delante en El Bolsón y que por ahora siguen a la espera. “El ministro Carlos Valeri (Obras Públicas) está al tanto, conoce bien el tema y entiendo que es decisión política de la gobernadora Carreras resolver esto”, dijo Ibarra.


Comentarios


En El Bolsón se multiplican las quejas por el saneamiento, a la espera de una nueva obra