En la escuela no se puede hacer todo

Gran parte de las actividades de lectura y escritura que realizan los estudiantes de todos los niveles educativos se desarrollan en el hogar.

Éste es una prolongación de la escuela que habitualmente y, sobre todo para niños y adolescentes, necesita la asistencia de los padres u otros adultos de la familia.

Se trata de prácticas que requieren tiempo de desarrollo y que sería imposible pensarlas dentro del horario escolar.

Imaginemos, por ejemplo, a un alumno de la escuela primaria que tiene que leer una novela -en el marco de la literatura infantil- que luego se trabajará en clase con la guía del docente.

O bien a un alumno de primaria o secundaria que tiene que estudiar un texto sobre un tema (decimos “estudiar” y no solo “leer”).

En la actualidad, gran cantidad de estudiantes presentan problemas en un aspecto que sorprende a muchos cuando se da a conocer: la decodificación.

La decodificación es el reconocimiento de letras, sílabas y palabras y su pronunciación durante la lectura.

¿Dónde se evidencia la dificultad?

- En la lentitud al leer. Esto afecta el tiempo que se tarda en leer un texto y el agobio y desinterés del lector, como consecuencia de ello. Si este problema se prolonga más allá de la escuela primaria, se profundizará: los textos serán más extensos y más complejos cada vez.

- En letras y sílabas que no se pronuncian o cuyo orden se invierte.

- En el salto de palabras (las que no se leen) y en el agregado de palabras que no están escritas.

El lector no puede concentrarse en el contenido porque su atención está puesta en “descifrar” lo que está escrito.

Si incorporamos la práctica de lectura dentro de las actividades de apoyo familiar, estaremos favoreciendo notablemente a los estudiantes, en casa.

Imaginemos el tiempo que debería destinar cada profesor, en cada aula, con cada uno de sus alumnos, para lograrlo.

La decodificación, en el sentido que la estamos presentando, debe quedar resuelta en la escuela primaria y, en el pasaje de tercero a cuarto año, ya pueden evaluarse los primeros progresos.

Pero esto requiere práctica.

Nélida Cantero

DNI 10.045.711


Comentarios


En la escuela no se puede hacer todo