“En los países normales…”



“En los países más normales, el Estado suele ser el ancla que limita las improvisaciones y arbitrariedades de los gobiernos. Y allí reside, en mi opinión, el nudo de la larga crisis de la Argentina, donde desde hace cuarenta años hay cada vez menos Estado y más gobierno. Desde 1976 se viene demoliendo la maquinaria estatal, hasta llevarla a la situación miserable en que hoy se encuentra. Ese proceso, paralelo al del fortalecimiento del gobierno y el presidente, se profundizó en los años de Kirchner, pese a su discurso estatista. La escasez también modera las arbitrariedades de un gobierno, de modo que, paradójicamente, los problemas de gestión se agudizaron con la abundancia. El gobierno atemperó con masas de subsidios cada uno de los problemas específicos, que reaparecen en toda su magnitud cuando el fin del ciclo está a la vista: el transporte, la seguridad, la energía, los subsidios, las estadísticas, los dólares, la deuda externa impaga, e incluso la proliferación de prebendados y de una importante corrupción. Hoy el Estado no sólo es incapaz de modificar las condiciones sociales de la Argentina de la crisis; tampoco puede manejar sus cuestiones específicas”. (Luis Alberto Romero en “La larga crisis argentina” (Edit. Siglo XXI. Romero tiene una intensa trayectoria como historiador y académico. Entre sus obras figura “Breve historia contemporánea de la Argentina”. Ha recibido el Premio Konex de Historia y la Beca Guggenheim. Es miembro del Club Político Argentino y columnista en medios, entre ellos “Río Negro”.)


Comentarios


“En los países normales…”