En Neuquén el derecho a la alimentación no llega a todos

El accidente de un niño en el basural de la meseta volvió a quitar el velo sobre la mal nutrición que tienen muchos chicos y chicas en estado de vulnerabilidad. Para las organizaciones sociales es una situación que los Estados no logran resolver.




En la zona Neuquén-Plottier la pobreza aumentó un 11,2% en el interanual (Yamil Regules).-

En la zona Neuquén-Plottier la pobreza aumentó un 11,2% en el interanual (Yamil Regules).-

Mientras que algunos niños juegan con sus juguetes, hacen los deberes del colegio calentitos en sus casas o miran películas desde un dispositivo, hay otros que en plena madrugada parten hacia el basural de la meseta para esperar el camión recolector cargado con alimentos vencidos. En Neuquén capital, a casi 100 kilómetros de la promesa de Vaca Muerta, se observan los dos escenarios contrastados. 


Según un relevamiento de la empresa Bassa, que tiene la concesión del basural de la ciudad, en la capital provincial hay unas 30 familias que hurgan en la basura, buscan alimentos vencidos y desperdicios para subsistir. Una imagen inadvertida para el común de la sociedad, pero que quedó en evidencia el pasado 2 de septiembre, cuando un niño fue atropellado por un camión de residuos, mientras buscaba comida

Frente a los hechos, desde el Municipio aseguran que la ayuda del gobierno existe, a través de planes sociales y asistencias financieras. Por otro lado, insisten en que el problema “es cultural” y que la gente asiste a este lugar con fines económicos.  

Sin embargo, organizaciones sociales, el sindicato docente, trabajadores de la salud y trabajadores sociales, señalan que se trata de “pobreza estructural”. Remarcaron que el Estado dejó “desamparados” a los niños en situaciones de vulnerabilidad, pues no garantiza el derecho a una alimentación digna y el derecho a la educación y trasladó las responsabilidades hacia la sociedad y a las organizaciones.  

El grupo predominante que asiste al basural va en busca de metales y elementos para luego vender. Es una cuestión cultural”.

Diego Cayol es secretario de Desarrollo Social de la Municipalidad.

El secretario de Desarrollo Social de la Municipalidad, Diego Cayol, señaló que estas personas ya fueron asistidas con los diferentes programas sociales nacionales. Explicó que el grupo predominante que asiste al basural, va en busca de metales y elementos para luego vender. Enfatizó que, por eso, es una “cuestión cultural”, ya que muchos desarrollan una “actividad comercial” dentro del basural: “Trabajan de eso”, justificó.

Por su parte, el secretario de Movilidad Urbana de la comuna, Santiago Morán, remarcó que controlar el ingreso de personas al predio es muy difícil, porque cuenta con unas 30 hectáreas que superan la capacidad del personal policial que cumple adicionales en el lugar. El funcionario sostuvo que, pese a que el lugar está alambrado, las personas cortan el cerco e ingresan igual. Informó que en la primera semana de septiembre quitaron 1.200 metros de alambrado. 

Morán enfatizó que visualizan trasladar el basural municipal hacia un lugar más alejado de la capital neuquina, pues afirmó que sólo le quedan entre cuatro y cinco años de vida útil. Explicó que su ubicación actual quedó accesible para las personas, ya que lo rodean barrios, el parque industrial y la Autovía Norte. 

Para las organizaciones no gubernamentales que trabajan sobre este flagelo, “es una situación que –los Estados– no terminan de resolver a la altura de las circunstancias”, aseveró el representante de Barrios de Pie, Sebastián Íbalos.

Cuando el camión con los productos vencidos llega al basural, los vecinos se abalanzan para obtener algo. (Foto: Yamil Regules).

Un hecho que interpeló a todos


RÍO NEGRO dialogó con la defensora adjunta de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia, Andrea Rappazzo, sobre la intervención del organismo de justicia en los casos de niños y niñas en contextos de vulnerabilidad social. 

P- ¿Intervino la Defensoría en el caso del niño que fue atropellado en el basural? 
 R- Si, intervino. Lo que sucedió con el hecho es que se visibilizó un fenómeno que interpela a los operadores que deben promover los derechos de los niños en desarrollo. Nos hemos comunicado con el Ejecutivo y hay acciones que se iniciaron con Desarrollo Social y la subsecretaría de la Niñez. 
 
p- ¿Cuáles fueron las acciones que se iniciaron? 
r- Son gestiones que se empezaron a trabajar. Se solicitó un relevamiento de la situación del basural, en conjunto con el Poder Ejecutivo. Queremos tener conocimiento y ver cómo se puede abordar la situación, ante un hecho tan cruel. Es un fenómeno que amerita la atención de todos los ámbitos, con el rol preponderante de la Defensoría. 
 
P- ¿Cómo se puede solucionar la situación de fondo? 
 R- Yo creo que la intersectorialidad y la coordinación entre los distintos poderes siempre van a tener un mayor resultado. Necesitamos más estrategias integrales, amplias e incluidas. Hoy cuando hablamos políticas públicas insatisfechas hablamos de la salud, la economía, la vivienda, la alimentación y la educación. Todo eso hace a la infancia. Se necesitan equipos de fortalecimiento, apoyo y contención y hacer un diagnóstico, para garantizar los derechos de los niños, niñas y adolescentes. 


Futuros cercenados por la mala alimentación 

Sara Valsecchi es pediatra e integra la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP). Por ser persona de riesgo, ya no atiende a los pacientes en el consultorio, pero continúa trabajando en la virtualidad. Con más de 30 años de carrera, conoce los efectos de la mala nutrición en los niños y niñas. “Estamos generando futuras generaciones con muchas menos posibilidades”. 

La médica señaló que el Estado debe garantizar el derecho a una alimentación digna: “Tienen que hacer algo y lo tienen que hacer pronto”. Remarcó que el cerebro de un niño se forma desde la concepción, hasta los 2 años. “Si en ese tiempo le faltó nutrientes, toda su vida futura se va a ver condicionada”. 

También explicó que los niños que se alimentan del basural tienen riesgo de contraer infecciones y lesiones cutáneas, además de problemas gastrointestinales. Como tienen un sistema inmunológico deficiente, por lo tanto aumenta la probabilidad de contraer coronavirus. 

La semana que viene se reúne el Consejo de la Niñez, Adolescencia y Familia y presentarán el reclamo formal para que los organismos competentes diseñen políticas públicas, de cara a resolver el problema de la mala nutrición en niños y niñas. Valsecchi remarcó que en tiempos de pandemia, donde la salud se pone en el centro de la escena, es imprescindible buscar una solución de fondo. 

La pediatra informó que desde la SAP están solicitando un informe de la situación a nivel país: No hay registro porque no hay llegada de la gente a los centros de salud, a los centros de cuidado infantil, y a las escuelas. Si no hay un registro, no se puede actuar”. 


La importancia de la buena comida en las infancias

Una alimentación saludable es fundamental para que niños y niñas puedan desarrollar todo su potencial de crecimiento y aprendizaje.  

La alimentación debe ser completa: incluir todos los grupos de alimentos y diversidad dentro de cada grupo. 

Los niños deben comer alimentos variados: cereales y legumbres, frutas y verduras, lácteos, carnes y huevos, grasas y aceites y, opcional, azucares. 
Las organizaciones sociales reclaman que los módulos alimenticios que entrega Desarrollo Social contemple todo los tipos de alimentos.

En números

40%
del total de la población estudiantil de primaria y secundaria vio restringido su derecho a la educación por falta de conectividad.

El derecho a la educación, restringido por falta de conectividad

Desde la Asociación de Trabajadores de la Educación de Neuquén (ATEN) estiman que el 40% del total de la población estudiantil, que incluye la educación primaria y secundaria, ha visto restringido su derecho a la educación por falta de conectividad. 

La secretaria adjunta del gremio docente señaló que han tenido que diseñar otras estrategias pedagógicas para mantener el vínculo con los estudiantes. “Lo que hicimos fue repartir fotocopias y cuadernillos”, comentó y remarcó que utilizaron también otras alternativas como grabaciones de programas de radios y transmisiones de las clases por Facebook. 

Pese a que los maestros y las maestras “se las rebuscan” para poder dictar los contenidos, De la Riva aseveró que la pandemia profundizó las desigualdades sociales: “La escuela actuaba como un ente nivelador”. Ahora, aquellos que no logran acceder a conectividad o no tienen los dispositivos necesarios, ven reducida su capacidad de aprendizaje. 

Por otro lado, hay niños y adolescentes que no tuvieron un docente designado desde principio del ciclo lectivo, porque no se cubrieron los cargos vacantes. “En marzo comenzamos con el reclamo. El Consejo de Educación llamó a cubrir los cargos hace algunos meses, pero todavía no se cubrió el total”, indicó la sindicalista. Explicó que algunas de esas vacantes corresponden a cargos de directivos y supervisores, lo que dificulta la organización del establecimiento educativo. 

Respecto al caso del niño que fue atropellado en el basural de la meseta, desde el gremio se contactaron con la familia. “Se trata de una mamá que cuida con todo lo que tiene al alcance a sus hijos”, remarcó la vocal de ATEN del Consejo de Educación, Marisabel Granda. Agregó que las hijas mayores de la familia buscan trabajo, ya que lo perdieron durante la pandemia. Solicitó que si alguien puede brindarle una fuente laboral se comunique con el sindicato. 

Granda enfatizó que el mismo contexto se replica en los barrios más vulnerables y exigió al gobierno provincial que se haga cargo de la situación, a través de políticas públicas: “Queremos otro mundo para esos nenes y nenas”. 

 


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


En Neuquén el derecho a la alimentación no llega a todos