En Neuquén hay 180 calles sin nombre

La mayoría corresponden a nuevos loteos y zonas urbanizadas en los últimos años. Quienes viven en esas arterias padecen problemas para recibir desde el correo hasta el auxilio de ambulancias y policía. La falta de nomencladores agudiza los inconvenientes.



La ciudad tiene un 15% de las calles sin nombre y los vecinos que tienen allí sus casas, deben enfrentar todos los días un desafío para poder indicar a algún conocido, ambulancia o bombero cómo llegar a su domicilio. Recurren a la tecnología o los esperan a unas cuadras en un sector que sí haya sido bautizado.

En la capital neuquina existen en total de 1.200 calles registradas de las cuales 180 permanecen sin nombre según datos del Sistema de Información Territorial Urbano de Neuquén (Situn). En este número se excluyen las calles de asentamientos informales y las trazas internas de los barrios privados.

A este panorama hay que agregarle la falta de nomencladores en algunas esquinas, sobre todo en la zona oeste y noroeste, que hacen un combo que complica la localización y desafía hasta el mejor orientador.

“Todos los que invitamos a comer siempre hay que ir a buscarlos porque no se ubican y no encuentran la calle”, comentó Gastón López, un vecino de Cuenca XVI. Las casas se entregaron hace tres años y ninguna traza tiene denominación y por ende tampoco hay nomencladores en las esquinas. La referencia para cada vivienda es el número de manzana y de casa.

López comentó que entre las estrategias que aplican está enviar la ubicación por whatsapp o esperar a la persona que venga en la calle 4 que está a seis cuadras de su casa. “Con un nombre y cartelería se ubicarían un poco más”, opinó.

La falta de denominación trae dificultades en la vida cotidiana. Rubén Antivil vive en Cuenca XVI y contó que en una compra que hizo por internet no le llegó el producto a su domicilio, porque no lo encontraron, y tuvo que buscarlo en el correo. Ahora opta por poner una dirección de algún pariente. Pero los mayores problemas se dan ante emergencias para pedir una ambulancia o el auxilio de policía y bomberos.

Entre los sectores que tienen registrados los planos hace poco tiempo se encuentran el área de Rincón del Río en Rincón de Emilio, el sector Ayres del Limay, áreas de Parque Industrial, Valentina Sur y Valentina Norte. Desde Situn informaron que en estos sitios hay trazas que pueden ser consideradas prolongaciones de calles ya existentes pero hay otras que requieren que se establezcan nuevas trazas con nombres nuevos.

El camino para que una calle que ya está en un plano de mensura abandone su estado de anonimato tiene tres pasos básicos. Primero se inicia un expediente ya sea por iniciativa de un vecino o vecinos, de la comisión vecinal, instituciones intermedias o desde el Concejo Deliberante.

Luego se solicitan informes técnicos a la dirección General de Catastro, Situn, Agrimensura, se determina si es factible y se comprueba si el nombre propuesto ya está usado o no. Tras este paso se redacta un proyecto de ordenanza que pasa a ser debatido por los concejales.

Entre las calles que todavía no fueron bautizadas hay varios expedientes que están en curso, con propuestas de nombres. Desde Situn explicaron que las nuevas calles provienen sobre todo de chacras o loteos grandes que se subdividen.

Son variadas las razones por las que una calle permanece sin identificación. Desde el organismo se enumeró que puede ser porque el plano es muy nuevo, porque está en curso el trámite, porque la comisión vecinal no lo hizo, o porque todavía no se realizó una propuesta de nombre.

La ordenanza 10762 crea la guía de nomenclatura urbana y y en la 13689 indica que para la denominación se debe “recabar opinión de la sociedad vecinal que corresponda y se podrá solicitar opinión de las instituciones oficiales y/o privadas que puedan asesorar”.

Entre las últimas calles que dejaron su anonimato están dos de la Isla 132 que recuerdan a los 44 tripulantes del submarino que desapareció a fines de 2017 y que fue hallado un año después. El bulevar principal de la isla pasó a denominarse avenida ARA San Juan y la calle paralela a la rambla es Teniente de Navío Eliana Krawczyk, la primera submarinista argentina.

La falta de la cartelería es un problema en toda la ciudad

“Está bastante repartido los motivos por los cuales faltan carteles. Hay barrios que se están completando y en otros están chocados, viejos, borrados, o los han robado”, explicó Ruddy Muccio, subsecretario de Obras y Mantenimiento municipal.

Marcó que algunos se reparan y otros se hacen nuevos.

“Si el caño está en buen estado se cambia sólo la chapa. Las chapas no están soldadas (están agarradas con una grampa y unos tornillos). Entonces se saca la chapa, se fabrica de nuevo y se vuelve a instalar. Ahora, si el caño ya está en mal estado, se saca y se coloca uno nuevo”, indicó.

Ubicó que el oeste y el noroeste son los sitios donde más falta agregar carteles.

Cuenta la municipalidad con talleres propios y cada nomenclador cuesta unos 4 mil pesos.

Según datos de la municipalidad, en todo 2018 se colocaron 1.756 carteles de señalización, de los cuales 461 fueron nomencladores completos. Terrazas del Neuquén con 44 carteles fue donde más se instalaron. Siguieron Huiliches, Santa Genoveva y Villa María.


Comentarios


En Neuquén hay 180 calles sin nombre