En Río Negro la suspensión de los juicios populares será de seis meses

La Legislatura sesionará el martes, en forma remota. Los juicios por jurados no se aplazarán un año. El plazo máximo fijado será hasta el 31 de diciembre próximo.





La Legislatura volverá a sesionar el martes en forma remota, previéndose la suspensión de los juicios con jurados populares. Igualmente, el plazo será inferior al pedido original de un año y se reducirá –como máximo– a seis meses, puntualmente hasta el próximo 31 de diciembre.

Labor Parlamentaria confirmó ayer la convocatoria para el 30 y que la sesión será totalmente remota, es decir, los presidentes de bloques ya no participarán en el recinto y, como los otros legisladores, lo harán desde sus ciudades. Esa modificación se origina en la exigencia de aislamiento para quienes lleguen a Viedma de zonas con circulación viral.

El jueves, Constitucionales ya había dado dictamen favorable al proyecto de suspensión de los juicios por jurado, con votos del oficialismo ya que el Frente de Todos postergó su postura hasta su tratamiento en el recinto.

En su participación en Constitucionales, la presidenta del STJ, Liliana Piccinini y el Procurador General, Jorge Crespo defendieron el aplazamiento temporario de juicios por jurados por un año, considerando la imposibilidad actual de su realización.

El titular del bloque oficialista, Facundo López ratificó que la iniciativa fue formalizada por el Poder Ejecutivo, a partir de una solicitud de la Justicia, y se recepcionó una nota gubernamental con modificación del plazo, fijándolo hasta que se mantengan las restricciones actuales o, como plazo máximo, hasta el 31 de diciembre del 2020.

Crespo precisó que seis debates ingresarían en la modificación, dejando sus enjuiciamientos en jueces profesionales. Antes, el Procurador defendió el proyecto para su aplazamiento temporal y que los juicios por jurados se “encuentra suspendido de facto”.

El orden del día acordado incluye también el decreto ley donde el gobierno provincial mantiene medidas fiscales por la baja de la actividad económica, que significará un costo fiscal para Río Negro de unos 177 millones.


Lapsus oficialista con críticas a Carreras


Roxana Fernández, la legisladora de Juntos, participaba ayer de la Comisión de Presupuesto, desde Sierra Grande. Como sus pares, interactuaba con el sistema Zoom y mantenía un diálogo privado con su marido, el exintendente serrano Adrián López.

Parte de esa charla se filtró. “Y cuando empiezan a tirar así… Y Arabela está haciendo muchas cagadas”, se escuchó de Fernández, que enseguida advirtió que esa evaluación ya no era reservada. Silencio general hasta que su par oficialista, Carlos Johnston, lanzó una obviedad: “Por favor, cerrar los micrófonos”.


Comentarios


En Río Negro la suspensión de los juicios populares será de seis meses