Encubrimiento en El Cuy pasará al archivo

Hoy se cumplen tres años del brutal asesinato de Jonathan Peña. Dos acusados de desviar la pesquisa fueron sobreseídos por su parentesco con los menores que cometieron el crimen.

Archivo

ROCA.- Hace tres años, mientras los vecinos de El Cuy festejaban el aniversario del pueblo, Jonathan Peña, de 17 años, era brutalmente asesinado a golpes y puñaladas por un grupo de adolescentes. Dos de esos chicos, un varón y una mujer, fueron declarados penalmente responsables pero no fueron a prisión, pues tenían 16 y 17 años, respectivamente, cuando cometieron el sangriento hecho. Recién el año próximo, cuando finalice el tratamiento tutelar que supuestamente están recibiendo, la Justicia definirá si deben ir a prisión, si reciben una condena atenuada o si resultan absueltos de pena. Desde el comienzo de la investigación los padres de Jonathan, Vilma Pichimil y Perín Peña, impulsan una causa penal paralela por presunto encubrimiento. Acusan, con numerosas evidencias, al padre de la chica y al tío del varón de haber borrado evidencia, desviado la investigación y protegido a los autores después del violento asesinato. Pero hace sólo unas semanas, cuando la proximidad de un nuevo aniversario del homicidio ya comenzaba a cobrarse las lágrimas de Vilma y Perín, los padres de Jonathan recibieron la notificación judicial que les confirmó el cierre de la causa por encubrimiento. El dictamen de la Fiscalía Temática Nº 3 de Roca explica lo que para los Peña es inentendible: la justicia no puede avanzar contra los familiares de los autores para no violentar “las leyes naturales”. Es que el artículo 277 del Código Penal exime de toda “responsabilidad criminal” a quien cometa el delito de encubrimiento para favorecer a su cónyuge, a un pariente hasta el cuarto grado de consanguinidad o segundo de afinidad, a un amigo íntimo o a una persona “a la que se debiese especial gratitud”. Y en el segundo supuesto, el parentesco, entran el oficial de policía y el médico de El Cuy que fueron denunciados por la familia de Jonathan. “Estamos frente a la exención de responsabilidad criminal del artículo 277 del Código Penal”, sostuvo la fiscalía el 14 de septiembre, cuando instó el sobreseimiento definitivo de los dos adultos. Allí argumentó que la ley prioriza “los vínculos de sangre y de familia” y que condenar a un padre por encubrir a su hijo sería “contrariar las leyes de la naturaleza”. (Redacción central)

Tras tres años


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios