Entre el susto y la nostalgia

El Flaco Schiavise retira y ya siente melancolía.



#

El Flaco Schiavi, que se despedirá del fútbol el 9 de diciembre, jugó el domingo su partido número 250 con la camiseta de Boca.

FBaires

El importante triunfo del domingo ante Vélez, que le permite soñar a Boca con el ingreso a la próxima Libertadores, puso el torneo local al rojo vivo. Los jugadores xeneizes repiten que no se bajarán de la pelea, pero la verdad es que el equipo de Julio César Falcioni está lejos de la cima (a 5 puntos, con 9 por jugar).

Igual, los ánimos se mejoraron en el Xeneize, más allá del mal momento que pasó el plantel cuando dejaba el estadio Amalfitani. Es que el micro fue despedida con una lluvia de piedra partida de la parcialidad local. Así lo contó Lautaro Acosta: “Cuando salíamos había gente que nos insultaba, pero después sentimos unos piedrazos que estallaron un vidrio. Por el tráfico el micro no podía avanzar, y ahí sentimos un poco de desesperación porque nos tiraban de los dos lados”, describió el Laucha.

Y siguió: “En ese momento nos tiramos al piso y cerramos la cortina. Por suerte no pasó nada pero espero que se pueda ver quiénes fueron”. Por esta agresión se abrió una causa y el micro está estacionado en la comisaría 44 del barrio porteño de Liniers. Si la misma prospera, llamarán a declarar al jefe de seguridad del club de La Ribera o a algún futbolista presente.

Rolando Schiavi no habló de ese tema, pero sí se refirió a su adiós al fútbol, que se concretará el 9 de diciembre. Ese día, a los 39 años, en La Bombonera y frente a Godoy Cruz, colgará los botines y se sumará al cuerpo técnico conformado por Martín Palermo y el Pato Abbondanzieri. Así lo contó ayer por Twitter. “Yendo a entrenar, tomando mates, escuchando los Guns y disfrutando los últimos días de ser jugador, uhhh cómo voy a entrañar todo esto (...) De quién será el trono de la utilería? Primero fue el Titán, después yo y el próximo no sé, ¿Quién se animará? Jajaja”, publicó el Flaco en su cuenta de la red social.

fútbol de afa


Comentarios


Entre el susto y la nostalgia