Epuyén, el pueblo que se quedó solo y no baja los brazos

El hantavirus que causó diez muertes alejó a los turistas de cabañas y hosterías, con cancelaciones totales y parciales. Pierde su gran fuente de ingresos.



#

Consecuencias. Una mujer camina del pueblo en soledad, una imagen que se repite en otras zonas de la localidad. (Foto: Marcelo Martínez )

Un pueblo de apenas 4.000 habitantes que aun no puede digerir la muerte de nueve pobladores a causa del hantavirus lucha ahora por salir adelante con la principal actividad económica de la región.

“Lo que nos pasa es tremendo. La tristeza y el duelo que vivimos. Nos conocemos todos y todos tenemos algún afectado”, esbozó Rocío Nuñez, propietaria de la hostería Lemuria en Epuyén.

Nuestras economías familiares dependen del trabajo turístico, agregó la mujer, tengo dos hijas y espero la temporada para hacer una diferencia y poder vivir el resto de los meses del año. Hoy la situación es caótica: todas mis reservas se cayeron. Es un páramo. Hay que hacer compras, cargar nafta”.

Sophie, una inmigrante francesa que reside en Epuyén desde hace 40 años y también maneja una hostería, reconoció que “cuenta con unos muy pocos huéspedes. A algunos no les interesa lo del hantavirus y otros no saben nada”.

Si bien el brote de hantavirus se desarrolló en Epuyén, las localidades más cercanas como Lago Puelo, El Bolsón y El Hoyo, también se vieron afectadas por la cancelación de reservas para la temporada de verano principalmente de turistas de la provincia de Buenos Aires y la costa rionegrina y chubutense.

Las cabañas y las hosterías fueron los segmentos más dañados por los casos de hantavirus; mientras que los campings, en cambio, no se vieron tan perjudicados.

Podés leer: Todo lo que tenés que saber sobre el hantavirus

Patricia, dueña de las cabañas del Cerro en Lago Puelo, aseguró que “las reservas ya venían más lento de lo habitual y con el tema del hanta, la gente entró en pánico. Pero estamos a 40 kilómetros de Epuyén. He hablado con algunos campings y no tienen los mismos problemas porque trabajan más con mochileros. Los que quizás piensan más en venir son las familias que eligen cabañas”.

Algunos hoteleros cuestionaron la suspensión de la Fiesta Nacional de la Fruta Fina en El Hoyo, la Fiesta de los Artesanos en Epuyén, la Fiesta del Tren a Vapor en El Maitén y la Fiesta del Bosque en Lago Puelo.

“Al suspender las fiestas, la gente se asusta más y la temporada ya viene mal. Teníamos gente que ya había abonado la reserva que no viene y nos explican que es por el brote. Pero acá o en El Bolsón, hacemos vida normal. El problema fue que Epuyén debería haber aislado el brote de entrada”, cuestionó Mario Pérez, propietario de las cabañas Laguna Azul de Lago Puelo.

“No es una epidemia”

Fabián Filip, propietario de la hostería Las Pitras en Epuyén, vive en la localidad desde hace 16 años. “Dijeron que estamos en cuarentena, que venía Gendarmería a cerrar el pueblo y nada de eso es real. La gente debe entender que es un brote, no una epidemia. El virus no está en el aire”, advirtió.

“Todo esto fue un problema de salud pública, continuó el hombre, luego de la primera chiquita con hanta tendrían que haber llamado a la gente de la fiesta y hacerle un análisis a todos. Pero se esperó un mes. Se tomó muy a la ligera”.

Filip reconoció que hasta ahora, solo registró dos cancelaciones de reservas en su hostería por parte de “un matrimonio que tiene un nene y una pareja chilena que no pudo viajar por la barrera sanitaria”.

“El hantavirus es endémico. Todos los años hubo casos. No es que andamos por la calle contagiando gente. Tampoco estamos relajados. Hay protocolos de limpieza y de seguridad”, planteó.

Karina Bayón, vicepresidente de la Cámara de Turismo de El Bolsón, remarcó: “Estamos bien pero todo esto genera una influencia negativa. Tenemos un nivel de ocupación del 80% pero esperábamos mucha más gente. Bolsón no tiene nada que ver con Epuyén, estamos a 40 kilómetros”.

La vida continúa. Dos chicos hacen compras en una despensa.
Marcelo Martínez

Desde el sector hotelero cuestionaron la suspensión de las fiestas en distintas localidades de la Comarca Andina.

“No se pueden hacer reuniones multitudinarias y el encuentro de artesanos se suspendió. Una medida drástica pero necesaria. Si soy turista no hay riesgo en ir al lago o al río a playas hermosas”.

Rocío Nuñez, dueña de la hostería Lemuria.

Aquí dan información y barbijos los enviados del Malbrán.
Marcelo Martínez

Hantavirus: 111 muertes en todo el país entre 2013 y 2018

Los turistas están muy cautelosos por las noticias, muy susceptibles. Entramos en una psicosis y solo hay que tomar precauciones. Es una enfermedad endémica propia de las poblaciones rurales en toda la Argentina”, puntualizó Karina Bayón, de la Cámara de Turismo de El Bolsón.

El Ministerio de Salud de Nación informó que Argentina cuenta con cuatro regiones endémicas de hantavirus: el norte (Salta y Jujuy), el centro (Buenos Aires, Santa Fe y Entre Ríos), el noreste (Misiones) y el sur (Neuquén, Río Negro y Chubut).

En los últimos años, se registraron en promedio 100 casos anuales, siendo Buenos Aires, Salta y Jujuy las provincias que presentan el mayor número de casos.

Entre 2013 y 2018, se reportaron 111 casos de personas fallecidas en el país por hantavirus, “con una letalidad del 18,6%, llegando en algunas provincias de la región sur al 40%”.

Según el último parte del Ministerio de Salud de Chubut, el listado de los casos confirmados de hantavirus por el brote de Epuyén asciende a 26 infectados, de los cuales 9 personas murieron.

Cuatro personas permanecen internadas en terapia intensiva del hospital de Esquel y otros cuatro pacientes se encuentran en sala de aislamiento del mismo centro de salud. En tanto, dos personas están internadas en sala del hospital rural de Epuyén y una en Comodoro Rivadavia. Una mujer de El Bolsón fue trasladada al hospital Ramón Carrillo de Bariloche la noche del jueves y se aguardan los resultados del Instituto Malbrán.

El juez penal de Esquel, Martin Zacchino, dispuso el aislamiento “obligatorio” de 85 pobladores de Epuyén.

“Muchos prestadores turísticos dependen de estos dos o tres meses. Mucha gente viene informada: llama y pregunta, averigua, investiga y googlea. Hay gente que no viene por las dudas...”

Karina Bayón, de la Cámara de Turismo de El Bolsón.

Datos

Desde el sector hotelero cuestionaron la suspensión de las fiestas en distintas localidades de la Comarca Andina.
“No se pueden hacer reuniones multitudinarias y el encuentro de artesanos se suspendió. Una medida drástica pero necesaria. Si soy turista no hay riesgo en ir al lago o al río a playas hermosas”.
“Muchos prestadores turísticos dependen de estos dos o tres meses. Mucha gente viene informada: llama y pregunta, averigua, investiga y googlea. Hay gente que no viene por las dudas...”

Comentarios


Epuyén, el pueblo que se quedó solo y no baja los brazos