Escalada verbal de López Obrador contra la prensa crítica



Yussel González

Si un periodista le hace una pregunta incómoda, el presidente mexicano solo responde cosas como “tengo otros datos”, y en redes sociales el reportero recibe una avalancha de insultos y amenazas.

México es uno de los países más peligrosos para la prensa en el mundo. Y ahora muchos periodistas denuncian un nuevo riesgo: descalificaciones y hostigamiento por parte del presidente izquierdista Andrés Manuel López Obrador.

La conferencia de prensa matutina del presidente, que se transmite de lunes a viernes en televisión y redes sociales, se ha transformado para muchos de ellos en la tribuna desde donde López Obrador critica a la prensa que lo interpela. “Fifí”, expresión popular para referirse con sorna a una persona demasiado refinada, es una de las palabras que más utiliza el presidente para descalificar a la prensa.

En otros momentos hace referencias directas a medios, como suele ocurrir con el periódico Reforma, al que lo mismo exige revelar sus fuentes o le acusa de no cuestionar a gobiernos anteriores. “El discurso estigmatizante que maneja el presidente da pauta a envalentonar a aquellos que quieren ir contra la prensa”, dice Ana Ruelas, directora de Artículo 19, organización defensora de la libertad de prensa.

“Si se pasan, ya saben lo que les pasa, pero no soy yo, es la gente”, también se le escuchó decir al presidente semanas atrás al dirigirse a la prensa.

La actitud hacia la prensa del izquierdista de 65 años ya empieza a ser comparada con la del presidente estadounidense, Donald Trump, pues se percibe una creciente animadversión, sobre todo en redes sociales, contra los comunicadores.

“Si se pasan, ya saben lo que les pasa, pero no soy yo, es la gente”,

Andrés Manule López Obrador, presidente mexicano a los periodistas que lo cuestionan

“Esta es una tendencia que hay no solo en México sino en otros países como Estados Unidos o Venezuela. Esa tendencia a desacreditar a los medios de comunicación cuando le son incómodos a la autoridad”, dice Balbina Flores, directora en México de Reporteros Sin Fronteras.

Sin este nuevo ingrediente, México ya estaba entre los países más peligrosos para la prensa, con más de 100 comunicadores asesinados desde 2000, seis de ellos este año, en su mayoría impunes.

“En un ambiente de tanta impunidad, en el que cualquiera que quiera agredir a la prensa lo puede hacer a rienda suelta, (…) dijimos que esto va a empezar a generar agresiones por parte de particulares, desde seguimientos, de mecanismos de intimidación”, agrega Ruelas.

Atacados por “bots”

Las conferencias de prensa de López Obrador, quien llegó al poder prometiendo acabar con la corrupción y transformar al país, son un ejercicio inédito en México, donde pocas veces un presidente respondía cuestionamientos. Pero cuando un periodista hace una pregunta incómoda, el presidente suele responder con frases como “tengo otros datos”, mientras en redes sociales el reportero recibe una avalancha de insultos y hasta amenazas desde cuentas que simpatizan con López Obrador. “Cuando resultaba más incómoda la pregunta era cuando te amenazaban más”, dice una reportera.

En Youtube existen además videos que exponen reporteros en las conferencias de prensa con títulos como “Con gritos, reportero trató de ridiculizar a AMLO” (iniciales de López Obrador).

La periodista apareció en uno de esos videos y se preocupó cuando recibió amenazas de muerte y descalificaciones en su cuenta personal de Facebook.

Para ella, todo se inicia con los “bots”, cuentas automatizadas que hacen ataques coordinados en las redes sociales a los periodistas críticos. Pero “después son personas reales que son las que ya te buscan en tus redes sociales”, explica.

En febrero, un estudio de la universidad Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Occidente (Iteso) detectó una red de cuentas en Twitter que usa “bots” y coordina los ataques a la prensa utilizando los hashtags #PrensaFifí y #Chayoteros.

Jesús Cantú, un vocero del gobierno de López Obrador, defiende la crítica del presidente a los medios con el argumento de que ejerce su “derecho de réplica”. “Cuando se difiere de algún medio no es porque se esté en contra de un medio o en contra de la crítica, se tiene una diferencia que es bueno ventilar y que se plantee abiertamente”, dice.

Cantú también condenó el acoso contra los periodistas y negó que el gobierno busque hostigarlos a través de “bots”.

Sin embargo, el analista Carlos Bravo Regidor cuestionó que López Obrador se ampare en el derecho de réplica. “Lo que hace el presidente es descalificar al medio. Ni siquiera cuenta como derecho de réplica. Es otra cosa, es tratar de minar la credibilidad de los medios de comunicación que no le son afines”, dice.

Aunque el gobierno se deslinde de los “bots”, para Bravo Regidor, hay alguien interesado en inhibir la labor de la prensa. “Ahí hay un esfuerzo de coordinación y eso me parece grave porque implica que hay alguien interesado en hostigar a los periodistas”, dice. (AFP)


Temas

México prensa

Comentarios


Escalada verbal de López Obrador contra la prensa crítica